El Puerto de Málaga aspira a ser el principal exportador de aceite de oliva del mundo

Un momento de la cita/Salvador Salas
Un momento de la cita / Salvador Salas

«Si hubiera el agua necesaria en Andalucía, el paro de los pueblos bajaría a la mitad», asegura el presidente de Dcoop

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La producción de aceite de oliva seguirá creciendo en los próximos años, y el Puerto de Málaga aspira a ser el principal exportador del mundo, especialmente a destinos lejanos, como Estados Unidos. Esta es la principal conclusión del foro empresarial sobre este producto y sus posibilidades de comercialización en el exterior, organizado ayer por SUR, Dcoop y la Autoridad Portuaria, con el patrocinio de Unicaja Banco y la Asociación de Consignatarios de Buques y Empresas Portuarias; y la colaboración de JSV Logistic y Listock.

Noticias relacionadas

El ponente principal fue Antonio Luque, presidente de Dcoop, la principal cooperativa aceitera del país, quien puso de relieve el reto que supone el hecho de que la superficie de olivar siga creciendo. Al respecto, anunció que, cuando vuelva a llover después de los años de sequía, España subirá hasta los 2,2 millones de toneladas de producción, sólo con el olivar que ya está plantado. «Si hubiera el agua necesaria en Andalucía, el paro de los pueblos bajaría a la mitad», llegó a sostener.

Ante este horizonte, de una parte, será necesario hacer subir el consumo interior, pero a la vez habrá que exportar hasta 1,7 millones de toneladas al año. Se trata de casi doblar el volumen en un plazo de cuatro a cinco años. «Eso es factible», aseguró el empresario. Además, los grandes incrementos de producción van a estar en la Península Ibérica (España y Portugal) aunque también los habrá en California, Chile, Argentina y Norte de África, entre otros.

Y para ello, puso de relieve que Estados Unidos es el mercado con más potencial. Actualmente, el consumo medio del país es de sólo un litro por persona, similar al de los países del centro y norte de Europa, pero muy lejos de los 16 de Grecia, los 10 de España, los 9 de Italia y los 7 de Portugal. «En Estados Unidos, donde están muy preocupados por la salud y por una dieta adecuada y hay poder adquisitivo, pasar de uno a dos litros por persona es llegar a 600 millones de litros de consumo. Hay muchas posibilidades, es el gran mercado», explicó Luque.

«En Estados Unidos, pasar de uno a dos litros por persona es llegar a 600 millones de litros» antonio luque, Presidente de Dcoop

«Las oficinas tienen ganas de dar crédito a empresas que quieren crecer» José manuel Alba, Director territorial de Unicaja Banco en Málaga

«Hay que vender en todo el mundo», enfatizó. Así, en 2016, Dcoop, que es la cuarta máxima exportadora del mundo (tras Sovena, Coosur y Borges), sacó productos fuera por valor de 490 millones, y 80 millones de kilos de aceite a granel, de los que prácticamente una mitad fue a Italia y otra a Estados Unidos, donde la malagueña tiene dos plantas envasadoras (en Baltimore y California), junto con la compañía local Pompeian, participada al 50%. La logística hacia Norteamérica ya se lleva a cabo a través del Puerto de Málaga, que tiene importantes posibilidades de crecimiento en este ámbito a medio plazo.

«El Puerto tiene conexiones internacionales y un ‘Hinterland’ privilegiado para exportar aceite» jerónimo pérez casero, Presidente de la Asociación de Consignatarios de Buques

«La gran enseñanza de Dcoop es que para progresar hay que ser más grandes» manuel castillo, director de sur

Al respecto, el responsable de la mayor empresa exportadora de aceite de España, y principal proveedor de EE.UU., señaló el camino que hay que seguir: «Tenemos que tener en nuestras manos el mercado mundial del aceite de oliva». Como estrategia de implantación, explicó que Pompeian (su empresa asociada en aquel país) vende a 6-7 dólares el medio litro, lo que permite llegar al gran consumidor. «La estrategia es ganar menos a corto plazo pero hacer crecer el consumo». La compañía también están trabajando ya en el mercado japonés y chino, cada cual con su enfoque de ventas y su equipo humano propio. En cuanto a las categorías, se mostró convencido de que el gran consumo del futuro estará en el virgen extra. Y llegó a plantear incluso la posibilidad de «plantar nosotros los olivos en Estados Unidos», para controlar el mercado frente a la competencia que se avecina.

Luque también se refirió a los llamados aceites de lujo, que sólo suponen un 1,7% del mercado. «Es bueno que existan, pero el futuro del sector no pasa por ahí, sino por vender mucho volumen, con la imagen de España y marcas nuestras, con empresas muy sólidas para estar en los lineales de todo el mundo. El negocio es vender mucho, a un buen precio y de manera ordenada», apostilló.

Apoyo social y financiero

El director de SUR, Manuel Castillo, puso de relieve que entre las misiones del periódico está llamar la atención sobre la necesidad de que todas las administraciones estén implicadas en el objetivo de que el Puerto sea clave en la logística. «Desde el derribo de la valla y la incorporación a la ciudad, la sinergia Puerto- ciudad está dando muchos beneficios a la economía malagueña».

«Hay que fijarse en las cosas buenas que se hacen fuera, como el empeño de Valencia por el nuevo corredor mediterráneo. Nosotros tenemos que apostar por el eje transeuropeo central, para conectar Málaga y Algeciras con el Puerto Seco de Antequera. Tenemos que centrar los intereses de Málaga, con una línea estratégica que podamos trasladar a Andalucía y a España». Sobre el ponente, dijo que es «un orgullo» tener a Antonio Luque en Málaga. «La gran enseñanza de Dcoop es que se ha hecho muy grande, y para progresar hay que ser más grandes, es un ejemplo».

El director territorial de Unicaja Banco en Málaga, José Manuel Alba, puso a disposición de los empresarios del sector agropecuario la financiación necesaria. «Tenemos los medios y los productos para atender la demanda de los agricultores, y si no los creamos para nuestros clientes. Las oficinas tienen ganas de dar crédito a las empresas que quieren crecer, somos un banco solvente y comprometido con Málaga».

Jerónimo Pérez Casero, presidente de la Asociación de Consignatarios de Buques, afirmó que el Puerto de Málaga tiene que tener áreas de negocio complementarias, y puso de relieve «el potencial de conexiones internacionales y un ‘Hinterland’ privilegiado para la exportación de aceite de oliva».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos