Procesos jurídicos: La política se judicializa

Tanto Torralbo como Zorrilla son abogados.
Tanto Torralbo como Zorrilla son abogados. / P. R. Q.
La casona del parque

Málaga Ahora está inmersa en cinco causas en los tribunales, cuatro contra el Ayuntamiento, e IU-Málaga para la Gente, en otras dos municipales

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

En cualquier forma de gobierno democrático hay muchos caminos para acometer o demandar sobre un asunto en concreto, pero llega un momento en el que la democracia –que se basa en la mayoría– se impone sobre la minoría, lleve o no la razón objetiva (es decir, la que no está cargada de subjetividad). Para poner sobre la mesa la verdad objetiva, o al menos la legal, sólo queda ir a los tribunales cuando el pleno de la ciudad o el equipo de gobierno, en este caso del PP, no ve o atiende las razones de la oposición. Los juzgados son el último extremo, o debieran serlo. Dicen los togados que siempre es mejor un mal acuerdo que un buen juicio. Pues bien, ni Málaga Ahora ni IU-Málaga para la Gente, cuyos titulares son curiosamente abogados, deben querer un mal acuerdo, que de hecho ya lo tienen, si no que ahora esperan un buen juicio con varios asuntos que tienen pendientes en los tribunales.

Málaga Ahora, que tan sólo lleva dos años de andadura municipal, basa buena parte de su oposición municipal en intentar hacer valer ciertos asuntos vía judicial. El más candente mediáticamente ha sido el de Parques y Jardines, que ha supuesto la suspensión cautelar del concurso después de que este grupo lo denunciara por supuestas irregularidades y «hacer un traje a medida de determinadas empresas».

También mantienen un contencioso-administrativo contra la libre designación del interventor, ya elegido, (Fermín Vallecillo), es decir a libre albedrío del alcalde Francisco de la Torre, que han impugnado para que prevalezca el concurso de mérito, igualdad y capacidad, como explica el abogado de la formación, Oliver Roales. En tercer lugar, han recurrido las obras del Obispado en la calle Crónica al entender, como explica Roales, que éste no las ha iniciado a tiempo y no está incumpliendo sus obligaciones.

En otro plano más ‘íntimo’, nos encontramos con la demanda de Málaga Ahora en contra de su exedil Juanjo Espinosa para que devuelva los cerca de 4.000 euros que gastó cuando era miembro de del grupo o que presente las facturas originales, como puntualizan.

Por último, al igual que IU-Málaga para la Gente, Málaga Ahora está personada en la demanda que Braser II interpuso al Ayuntamiento por no aprobar el proyecto de urbanización de Hoyo Espartero con el fin de levantar el hotel de Moneo y derribar la Mundial, de la que luego haría una copia al lado.

En el convenio de Hoyo Espartero lo cierto es que la asesoría jurídica del Ayuntamiento les ha dado la razón, motivo por el que tanto Torralbo como Zorrilla están plenamente satisfechos porque toda la oposición votó en contra del proyecto de urbanización, momento en el que tanto el alcalde Francisco de la Torre como el edil de Urbanismo, Francisco Pomares, dijeron que podrían acabar teniendo una responsabilidad patrimonial por votar en contra, que la Gerencia de Urbanismo estimó en 16 millones de euros. Los servicios jurídicos del Ayuntamiento se han puesto del lado de la oposición en los tribunales, al informar que para darle la licencia a Braser II, la unión temporal de empresas tendría que haber aportado 5 millones de euros en varios conceptos, por lo que según el documento, la promotora no cumplió ninguno de estos requisitos, y por tanto no se podía aprobar el proyecto de urbanización.

IU-Málaga para la Gente también tiene interpuesto un contencioso-administrativo al Ayuntamiento por la adenda al convenio de La Térmica, en el que su portavoz Eduardo Zorrilla, explica que lo único que pretende es hacer valer los intereses de los ciudadanos de Málaga. Su demanda, como explica, la basan en que consideran que el Consistorio ha realizado una modificación ilegal del PGOU, porque debieran haberlo modificado en sí y no haber tramitado una adenda. Y porque los aprovechamientos urbanísticos que el equipo de gobierno del PP le ha concedido a Endesa son un «pelotazo urbanístico». Este asunto está en la sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Medio ambiente. Polémica por la playa nudista y el kitesurf

Hoy, en la comisión de Medio Ambiente el tema que tendrá más recorrido, en cuanto a colectivos ciudadanos interesados, será la moción que llevará IU-Málaga para la Gente en la que pide, con el apoyo del colectivo naturista, que el área de Playas, que dirige Teresa Porras, les devuelva el espacio de la playa que disfrutaban en Guadalmar, el cual se ha retranqueado unos 600 metros hacia la zona del parador de golf de Guadalmar, justo la zona que linda con el campo de golf. El cambio se debe a que Aena impedía a los kitesurfistas realizar esta actividad en la zona de influencia del aeropuerto por seguridad aérea. Los naturistas alegan que el nuevo espacio es peor y está muy lejos, ya que es impenetrable por el campo de golf de Guadalmar. Y los kitesurfistas estiman que tienen más espacio en la nueva zona y están más reservados como ellos han pedido otras veces. En fin, parece ser que ambos colectivos se verán las caras en la comisión.

Kitesurfers en Guadalmar.

Tanto los naturistas como los aficionados al citado deporte marítimo defienden que entre ellos siempre ha habido «buen rollo» y una convivencia pacífica. Sólo queda esperar que en la comisión no pierdan los nervios viéndose en la tribuna política (que casi siempre agita las mentes) y mantengan la sintonía que dicen haber tenido hasta ahora.

Fotos

Vídeos