A prisión por disparar a su pareja con una escopeta en la barriada malagueña de García Grana

Agentes de la Policía examinan el vehículo en el que fue tiroteada la comerciante en 2016. /SUR
Agentes de la Policía examinan el vehículo en el que fue tiroteada la comerciante en 2016. / SUR

La policía le atribuye otra agresión con arma de fuego en la que supuestamente descerrajó seis tiros a una mujer que no le cedió el paso

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Lo buscaban desde el 26 de mayo. Los agentes investigaban un tiroteo en la barriada de García Grana, el séptimo en lo que iba de mes en la capital, aunque sin conexión con los anteriores. Los policías que trabajaban en el caso no tardaron en averiguar que el trasfondo había sido una pelea de pareja que el hombre habría zanjado a tiros. El sospechoso supuestamente disparó dos veces con una escopeta de caza hacia el interior del domicilio donde se encontraba su pareja, que resultó ilesa. Ahora, cuatro meses después del suceso, ha sido localizado y detenido.

Los hechos ocurrieron en la calle Virgen de la Fuensanta apenas 24 horas después de que el comisario provincial, Francisco López Canedo, lanzara públicamente un mensaje de «tolerancia cero» frente a la «exhibición grosera» de armas por parte de los clanes en las calles de Málaga. La policía, que ya había detenido a 25 personas por los tiroteos de febrero y mayo, se volcó de nuevo en este caso.

Los disparos se habían realizado desde una ventana de la calle hacia el interior de la vivienda, en la que se encontraba una mujer acompañada de sus hijos. De hecho, según las fuentes consultadas por este periódico, algunos cristales rotos cayeron dentro de la cuna de uno de ellos, sin que afortunadamente hubiese que lamentar daños personales.

Los investigadores del Grupo de Homicidios identificaron rápidamente al presunto autor de los disparos, que sin embargo no pudo ser localizado en esos momentos. Pero los agentes siguieron buscándolo y lograron detenerlo la semana pasada cuando salía del mismo edificio donde se produjo el tiroteo, según las fuentes.

No es la primera agresión con arma de fuego con la que se le relaciona. Los policías de Homicidios le atribuyen también la supuesta autoría de los seis disparos que en enero de 2016 hirieron de gravedad a una mujer de 38 años y de nacionalidad china cuando circulaba en su furgoneta por la confluencia entre las calles Virgen del Pilar y Fernández Fermina, también en la barriada de García Grana. La víctima, que regenta una frutería y que aquel día se dirigía a un almacén en busca de mercancía para su negocio, detuvo su vehículo y fue abordada por un individuo que, según la investigación, se paró a su lado y le descerrajó seis disparos. Cuatro le alcanzaron en el tórax y otros dos en el brazo derecho. La comerciante ingresó en estado grave en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Carlos Haya, aunque logró recuperarse y salvó la vida.

Las investigaciones sitúan al ahora detenido como el presunto autor de esos disparos. Tras el suceso, se especuló con la posibilidad de que el desencadenante de la agresión hubiese sido un robo o un ajuste de cuentas por una deuda, pero las pesquisas policiales se han decantado por otro móvil mucho más trivial: supuestamente, la mujer no cedió el paso al agresor cuando este intentaba cruzar, ella paró su coche por los gritos del hombre y éste abrió fuego contra ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos