«Es prioritario el aumento de jueces, solo en Málaga capital hacen falta 30 magistrados más»

El juez decano de Málaga, José María Páez/SUR
El juez decano de Málaga, José María Páez / SUR

José María Páez, reelegido por tercera vez juez decano de Málaga, explica sus proyectos para los próximos cuatro años

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

Se trata de un hecho insólito. José María Páez fue reelegido, por tercera vez consecutiva, decano de los jueces malagueños. Se abren ante él cuatro años de mandato en los que tiene una prioridad muy clara: mejorar la situación de la Administración de Justicia, de la que asegura que, en la capital, hacen falta una treintena de magistrados, así como más medios.

Es la primera vez que ocurre, tercer mandato consecutivo... ¿Es un orgullo y una responsabilidad gestionar la confianza que han depositado en usted sus compañeros?

–Así es, nunca antes en Málaga un decano había sido reelegido para un tercer mandato de cuatro años. Ante todo es una gran responsabilidad por las cuestiones sobre las que decido, ya que afectan directamente al trabajo diario de todos los compañeros. No puedo negar que después de ocho años en los que ha habido que tomar decisiones complejas, que los jueces consideren que debes seguir realizando esta labor me produce una gran alegría y me estimula para seguir como si fuera el primer día.

–¿Cuáles son sus intenciones para los próximos cuatro años?

–Los objetivos están claramente definidos. Pasan por la mejora de la Administración de Justicia en general y en Málaga en particular. Después de los peores ochos años de la historia reciente en España, desde el punto de vista económico, en el que los jueces han hecho un sacrificio muy importante y solidario, con una reducción de sueldo sin precedentes mientras las cargas de trabajo aumentaban, la mejora de sus condiciones de trabajo no pueden esperar más.

–¿Qué proyectos considera que son prioritarios para poner en marcha de forma inmediata?

–El proyecto prioritario es aumentar el número de jueces, ya que seguimos siendo muy pocos. España tiene un número de magistrados muy por debajo de la media europea y así es imposible dar una respuesta con una mínima calidad en un tiempo razonable. Hay que reinventar los modelos que nunca han llegado a ponerse en marcha, como los tribunales de instancia que siguen siendo una buena solución y que podrían implantarse sin otorgarles competencia provincial para no suprimir determinados partidos que tienen un importante número de población y asuntos. La culminación de la implantación de los nuevos sistemas informáticos de comunicaciones y el expediente digital van a cambiar la forma de funcionamiento de los juzgados, y queremos que funcionen correctamente, además de que sean una herramienta útil para todos.

–¿Cómo ha evolucionado en los últimos años la situación de los juzgados en Málaga?

–Creo que la evolución de la situación de los juzgados depende de muchos factores y la labor del juez decano es uno de ellos. Es evidente que día a día se va mejorando dentro de nuestras posibilidades y también gracias al esfuerzo de todos los implicados que trabajan con los tribunales. Hemos tratado de que la Málaga judicial tenga mayor visibilidad a nivel regional y nacional, pues es la única manera de que mejoren las inversiones tan necesarias en nuestro ámbito. El traslado a la Ciudad de la Justicia supuso un hito importante en cuestión de medios materiales pero no nos hemos conformado con eso, hay que seguir insistiendo pues quedan muchas deficiencias que hay que solucionar para que el sistema funcione. Hemos puesto en marcha un tribunal de instancia piloto en la jurisdicción Mercantil, cuyo modelo queremos extender a otros órdenes, han llegado los jueces de adscripción territorial como refuerzos y hemos apostado por la implantación de las nuevas tecnologías en comunicaciones y en el expediente electrónico. No es fácil hacerlo con recursos muy limitados pero no nos rendimos fácilmente.

«La mejora de las condiciones de trabajo de los jueces no pueden esperar más»

«Mostramos nuestro apoyo a los magistrados que desempeñan su trabajo en Cataluña»

–¿Cómo se encuentra la situación actualmente de los juzgados?

–Vengo reclamando que faltan 30 jueces en Málaga capital con sus correspondientes equipos de funcionarios desde hace años. A pesar de que no se ha creado prácticamente ni una sola plaza y gracias al esfuerzo de todos los compañeros, los niveles de pendencia, aún siendo muy altos, no han empeorado. Pero no es una situación aceptable, ya que no es de recibo que el ciudadano que acude a nosotros tenga que esperar meses o años para obtener una respuesta.

–¿Qué jurisdicción está peor?

–Hubiera preferido contestar a la pregunta qué jurisdicción está mejor, porque señalar a la peor me parece muy injusto y doloroso pues le aseguro que el esfuerzo de los que trabajan en ella no se ve recompensado con un reconocimiento sino con el dudoso honor de ser los peores. Todas las jurisdicciones necesitan de forma urgente nuevos medios personales y materiales. Tengo que reiterar que siempre que no podemos dar una respuesta de calidad en un tiempo razonable nos sentimos insatisfechos y exigimos una solución que ya tarda demasiado en llegar.

Especialmente combativo ha sido con la medida del Consejo General del Poder Judicial respecto al juzgado único para cláusulas suelo. ¿Qué tal está funcionando?

–El plan de las cláusulas suelo ha sido una medida que se ha puesto en marcha en contra del criterio de los propios expertos en la materia que son los jueces de primera instancia. Hasta el momento ha desbordado todas las previsiones que se habían estimado desde el consejo. Nosotros cumplimos con nuestra obligación y se está trabajando en la medida de nuestras posibilidades pero parece que el atasco va a ser inevitable si no se aumentan los medios.

Un deseo para estos cuatro próximos años...

–Bueno, con un deseo me quedo muy corto: más jueces, más personal, más medios tecnológicos, que las salas de apelación penal vengan también a Málaga... Pero, puestos a pedir, creo que lo más importante es que la Justicia deje de ser un poder del estado mendicante, y para ello es imprescindible que los partidos políticos dejen de utilizarla según su conveniencia y lleguen al tan ansiado pacto de Estado por la Justicia que la dote de todos los medios y que la sitúe completamente fuera de la lucha política. Sin una justicia independiente, que funcione, no puede haber estado de derecho y esto si que lo sabemos todos.

–¿Se refiere a lo que sucede en Cataluña? ¿Qué opina de lo que está ocurriendo a nivel judicial?

–Me remito a las conclusiones de la Reunión Nacional de Jueces Decanos. Tengo que decirle que los jueces siempre hemos estado y estaremos al lado de la libertad, la igualdad, la justicia y el pluralismo político, valores en los que se asienta la Constitución y el conjunto del ordenamiento jurídico que, como servidores públicos, nos comprometimos a aplicar y defender. Siempre defenderemos la pacífica convivencia de los ciudadanos, cualquiera que sea su lengua, cultura u origen. En el encuentro, los jueces decanos mostramos nuestro apoyo a la labor de los magistrados que desempeñan su trabajo en Cataluña, aplicando la Ley desde la más absoluta independencia, cumpliendo su deber constitucional en un momento complicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos