Preocupación entre los alcaldes de la Axarquía al entrar la presa en fase de alerta

AGUSTÍN PELÁEZ MÁLAGA.

Preocupación, malestar, rabia e indignación. Son algunos de los calificativos utilizados por los alcaldes de los municipios de la comarca de la Axarquía cuyo abastecimiento depende del embalse de La Viñuela ante el hecho de que la presa de mayor capacidad de al provincia (165,4 hectómetros cúbicos) haya cruzado el umbral de sequía y entrado en alerta. Preocupación, porque aunque la Junta asegura que está garantizado el abastecimiento, no descartan que en octubre puedan sufrir restricciones. Malestar, porque llevan tiempo advirtiendo de la llegada de esta situación y exigiendo medidas desde hace más de dos años. Rabia, porque han visto que no se ha hecho nada por parte de las administraciones, e indignación porque tampoco observan haya nada previsto para poner remedio al déficit de recursos hídricos.

Aunque el embalse almacena 54 hectómetros cúbicos, la realidad es que apenas un 40% de ese agua es utilizable, toda vez que en torno a unos 32 hectómetros es fango, según el presidente de la Mancomunidad de la Axarquía y de la empresa pública de aguas de la entidad, Axaragua, Gregorio Campos.

La comarca consume en torno a unos 19 hectómetros cúbicos al año, mientras el regadío cuenta con una dotación anual de unos 17, lo que suman 36 al año, por lo que las cuentas para los alcaldes no cuadran.

Exigen a la Junta que invierta en infraestructuras que ayuden a paliar la situación utilizando para ello la recaudación del canon autonómico. «Aunque la alerta se ha producido ahora, era algo que se veía venir, era previsibles después de tres años consecutivos de sequía y con precipitaciones por debajo de la media. Las administraciones tenían que haberse puesto las pilas hace tiempo», ha manifestado el alcalde de El Borge, Salvador Fernández (PSOE), para quien es hora de que los partidos políticos y las instituciones dejen a un lado las ideologías y actúen de manera consensuada. Regidores como el de Almáchar, José Gámez (IU), se ha mostrado partidario incluso de empezar a movilizarse para exigir inversiones.

Campos, que es a su vez alcalde Iznate, ha reconocido que «estamos muy preocupados con las restricciones para la agricultura, pero ahora empezamos también a preocuparnos por el abastecimiento a la población». El presidente de la Mancomunidad ha mostrado su apoyo también a la interconexión de las cuencas, al igual que el alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado.

«Que esto sirva para pensar en serio de conectar la cuencas occidental y oriental. No puede ser que se haya estado tirando el agua en el río Verde por falta de capacidad de la presa de La Concepción sabiendo que es posible la conexión para hacer un mejor uso del agua y no se haga nada», ha declarado Salado.

Fotos

Vídeos