La Policía dice que la trama de fraude fiscal dirigida por un técnico de Hacienda quería ampliarse a Madrid

Uno de los registros practicados por la Policía Nacional. :: sur
Uno de los registros practicados por la Policía Nacional. :: sur

La 'operación Erario' se salda finalmente con 12 personas detenidas y 122.522 euros intervenidos en los siete registros practicados

ÁLVARO FRÍAS MÁLAGA.

La 'operación Erario', en la que fue detenido un técnico de Hacienda de la capital malagueña, se ha saldado finalmente con una docena de arrestos, entre los que está incluido el de este funcionario. Precisamente, este hombre está considerado por los agentes de la Policía Nacional como el cabecilla de una trama de fraude fiscal que pretendía expandir su actividad a Madrid, según informaron ayer desde la Comisaría Provincial.

Tras una larga investigación, que se inició a mediados del pasado mes de marzo con la denuncia de un ciudadano que dijo que un funcionario de la Agencia Estatal Tributaria en Málaga le había propuesto no abonar a la agencia los tributos que le correspondería pagar en el marco de una inspección a cambio de pagarle a él una cantidad mensual fija y otra porcentual al supuesto ahorro, la Policía ha dado a conocer algunos datos de la operación.

Las indagaciones realizadas apuntan a que el funcionario supuestamente dirigía y coordinaba una organización criminal asentada en la capital malagueña y que estaba integrada por siete personas, en la que cada uno de sus miembros realizaba una función determinada que él mismo distribuía y supervisaba. Siempre según la Comisaría Provincial, los agentes acreditaron la existencia de otras personas físicas y jurídicas que se beneficiaban de esta estructura criminal para evitar o disminuir el pago de los tributos a Hacienda.

Para la obtención de los objetivos marcados, la red contaba con el asesoramiento mercantil y financiero y la participación de distintas personas físicas y despachos profesionales de la capital malagueña. Al parecer, el investigado se valía de su puesto como funcionario para acceder a las bases de datos de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, allí obtenía información que posteriormente utilizaba para cometer los ilícitos. Igualmente los investigadores habrían constataron que esta persona falsificó facturas y manipuló declaraciones de determinados contribuyentes.

Como consecuencia de la actividad desarrollada, los supuestos defraudadores -identificados y detenidos en el transcurso de las investigaciones- obtenían un ingente beneficio económico, justificando fraudulentamente u ocultando datos en las declaraciones de impuestos presentadas ante la Hacienda Pública tanto por sociedades como personas físicas.

La fase operativa de la investigación concluyó con la detención de los integrantes de la organización por su presunta implicación en los delitos de pertenencia a grupo criminal, falsedad documental, contra la hacienda pública y cohecho. La operación se ha llevado a cabo con la práctica de siete registros en la provincia de Málaga -cuatro en domicilios y tres en despachos profesionales- en los que se decomisaron varios ordenadores y documentos probatorios.

Además en el transcurso de la investigación han sido bloqueadas, a requerimiento de la autoridad judicial competente, varias cuentas bancarias con un importe de 42.972 euros; se han intervenido un total de 122.522 euros, así como distintas propiedades con una valoración de más de 201.388 euros.

Fotos

Vídeos