PODEMOS SE ENFUNDA EL TRAJE ELECTORAL Y BUSCA CREAR UN BLOQUE DE IZQUIERDAS

Montero y Espinosa, ayer, en la sede. :: francis silva
/
Montero y Espinosa, ayer, en la sede. :: francis silva

Alberto Montero abrirá una ronda de negociaciones con los partidos y colectivos sociales para confluir en una coalición electoral que sea alternativa al PP en la capital

ANTONIO M. ROMERO

A diecisiete meses de los próximos comicios municipales de 2019, Podemos Málaga ya se ha enfundado el traje electoral. Una cita con las urnas que, a juicio, del partido morado se presenta como «una oportunidad histórica» para el cambio político en el Ayuntamiento de la capital tras más de dos décadas de gobiernos populares. Por ello el reto que se marcan desde la formación de Pablo Iglesias es liderar un proceso de confluencia para construir un bloque de izquierdas lo más amplio e inclusivo posible con partidos políticos y colectivos sociales, que pueda alcanzar la Alcaldía y desalojar al PP. Un «bloque del cambio», como lo han dado en llamar, para el que Alberto Montero, secretario general del partido en la capital, abrirá una ronda de negociaciones en los próximos días encaminada a consensuar una candidatura municipalista en forma de coalición electoral donde nadie se quede fuera y evitar así ir a los comicios municipales con una sopla de siglas como ocurrió en 2015.

Podemos está abierto a dialogar con todas las fuerzas de izquierdas -no se descarta hablar incluso con el PSOE para intentar llegar a un acuerdo- por lo que también se sentarán con Málaga Ahora, la confluencia apoyada por la formación morada en 2015 y con la que Podemos ha tenido sus roces en la Casona del Parque. En este proceso, Montero subraya que IU, con quien Podemos ya fue en coalición en las últimas elecciones generales bajo la marca de Unidos Podemos, es un socio preferente pero no prioritario.

No hay un plazo fijado para tener cerrado ese bloque de izquierdas aunque sí se confía en que sea lo antes posible para poder trabajar conjuntamente con tiempo suficiente. Podemos apuesta por presentar una coalición electoral, donde los integrantes de la candidatura que provengan del partido morado serán elegidos mediante primarias.

Preguntado por SUR sobre si en su hoja de ruta política está presentarse para ser el cabeza de lista de ese bloque de izquierdas, el también diputado nacional dijo que aún está muy lejos el momento de abordar esa cuestión y que no lo tiene pensado, aunque sí reconoció que ser candidato a la Alcaldía de su ciudad «es un honor».

Montero, en una comparecencia junto al concejal en la Casona del Parque Juan José Espinosa, el responsable de Organización del Partido, Nico Sguiglia, y representantes del Consejo Ciudadano Municipal -la dirección local- de Podemos, tiró de manual político al afirmar que hay muchas personas que pueden ser candidatos y sí subrayó que el cabeza de lista debe ser una persona que ofrezca las mayores opciones para ese cambio, «venga de donde venga». Una afirmación con la que deja abierta la puerta a que sea alguien que no venga de Podemos.

Ante el fracaso que supuso en 2015 el proyecto Ganemos Málaga , Montero confía en que todas las organizaciones que participaron en aquel movimiento, que pretendía aunar a todos los partidos y colectivos sociales de izquierda, hayan reflexionado para aprender de los errores y advirtió de que no habrá una tercera oportunidad para el cambio en Málaga si no aprovechan la segunda que ofrecen las elecciones de 2019.

Podemos Málaga aboga por un cambio en Málaga partiendo del análisis de que el proyecto del PP en la ciudad «está agotado», según sostuvo Espinosa. Para el edil, la capital se caracteriza por el inmovilismo citando como ejemplos que no se hayan resuelto asuntos como el modelo de gestión de Limasa, el uso de los terrenos de la antigua Repsol, el Astoria o sentencias como la del TSJA contra el convenio urbanístico de la Térmica y achacó esta circunstancia a que el PP sólo sabe gobernar con mayoría absoluta y a las luchas internas por la sucesión del alcalde, Francisco de la Torre.

El concejal denunció el modelo económico de la ciudad basado sólo en el turismo y la gestión «neoliberal», mientras que en el documento político de diagnóstico de la ciudad, Podemos critica el paro estructural, las desigualdades entre los barrios, el insuficiente desarrollo de los servicios públicos, el sistema de protección social y los equipamientos, la privatización y externalización de servicios y la política fiscal injusta.

Paralelamente a las negociaciones con otras fuerzas políticas y movimientos sociales de izquierda, Podemos Málaga abordará internamente una hoja de ruta de trabajo en dos líneas: territorial, llamada Ruta 11 y basada en la visita y el contacto con los agentes sociales en los once distritos de la capital para analizar las necesidades de cada uno de ellos; y sectorial, bajo el título de 'La ciudad que queremos', donde profesionales y expertos elaborarán el programa electoral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos