Poda de unas adelfas

Adelfas podadas en la mediana de la avenida Valle-Inclán./
Adelfas podadas en la mediana de la avenida Valle-Inclán.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Las adelfas de la mediana de la avenida Valle-Inclán han sido podadas recientemente y un lector, José Manuel Molina, cuestiona la forma en que se efectuó la poda. Escribe este ciudadano y argumenta que «según un estudio de la Universidad de Navarra, alejarse un metro de la calzada disminuye un 15% la exposición a contaminantes y la calidad del aire que respiran los peatones mejora con barreras vegetales entre la acera y la carretera. Sin embargo aquí en Málaga y de nuevo han vuelto a cortar a ras de suelo las adelfas de la mediana de la avenida Valle-Inclán, para que desde el carril contrario al que están colocadas las nueve grandes vallas publicitarias de 8 x 5 metros sean bien visibles».

«Han dejado sin una hoja las adelfas, con lo que ahora notamos mucho más el ruido de los vehículos que nos contaminan y los humos tóxicos, pues la mayoría no respeta los límites de velocidad cuando pasan a la altura de nuestras viviendas», dice. Y sostiene que «toda la zona junto a la avenida que da a nuestros pisos está catalogada desde hace muchísimos años como zona verde sin ajardinar, y en toda la parcela solo queda sin ejecutar una pequeña zona destinada a equipamiento; todo lo demás es zona verde, es decir todo lo que está a la espalda del Centro de Salud La Roca y un gran trozo de terreno entre la avenida y la calle Máximo Gorki».

Sin embargo insiste en que «el Ayuntamiento solo se preocupa de que se vean las nueve grandes vallas publicitarias que nos han colocado en la zona y se olvida de la finalidad a la que está destinada esta parcela que es zona verde». Y cuestiona el que «para que las vallas estén bien visibles se encargan de cortar las adelfas por el pie en cuanto están un poco crecidas, en lugar de darles forma de seto como hacen en otros lugares de Málaga donde no las cortan de esa forma». «Si las dejaran formando una barrera vegetal con forma de seto contribuirían a reducir el nivel de ruido y contaminación, a la vez que ayudarían a detener el cambio climático, pues por poco que se haga en este sentido, un poco de cada uno es mucho, pero está claro que las vallas de publicidad tienen preferencia». En su opinión, «el Ayuntamiento no ha hecho nada para paliar los ruidos que soportamos los vecinos, y aunque se trate de una zona verde, no ha sido para plantar ni un solo árbol junto a la carretera como se ha hecho, por ejemplo, en Torremolinos, donde han puesto rotondas y plantados muchos árboles junto a la carretera que pasa por el Palacio de Congresos».

«Esa zona verde junto a la Avenida Valle-Inclán se debe destinar al uso para el que está previsto y deben hacer algo para que los vecinos no soportemos tantos ruidos y humos», afirma en su escrito.

Uno de los bancos.
Uno de los bancos.

Alameda de Capuchinos: piden más bancos donde poder sentarse

Días pasados nos referíamos a que el Ayuntamiento había colocado varios bancos en la Alameda de Capuchinos después de que algunos vecinos los hubieran reclamado al señalar que eran muchas las personas mayores en aquella zona que echaban en falta ese mobiliario urbano que sí existe en los extremos de la alameda, pero no en su zona central. Y un vecino de la zona se ha puesto en contacto con esta sección para agradece al Ayuntamiento que se haya atendido sus peticiones, aunque solicita que se coloquen más bancos de los que han sido instalado hasta el momento, pues según algunos de estos vecinos han sido únicamente dos.

Es posible que no se haya colocado todo el mobiliario previsto, por lo que habrá que esperar unos días a que se complete ese equipamiento que según los que lo reclamaban servirá, entre otras cosas, para que las personas mayores que acuden al mercado de Salamanca, en el Molinillo, a comprar puedan descansar y seguir su trayecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos