Un pleno «liviano» con homenaje a Chiquito de la Calzada

Un pleno «liviano» con homenaje a Chiquito de la Calzada
La Casona del Parque

Se aprueba incoar el expediente para entregarle la Medalla de la Ciudad a título póstumo al humorista trinitario, y reconocer la buena labor del PTA

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Tras algún desajuste en la hora oficial de inicio sin mucha importancia, el pleno empezó ayer sorpresiva y agradablemente a las 10,15 de la mañana. Sólo 25 minutos tarde. Pensarán ustedes, ¿sólo? Pues sí, tan mal acostumbrados estamos a rondar la hora de retraso que sólo media, así española como el botellín de cerveza, se hace más llevadero. Los vecinos que intervienen no resoplan una vuelta a las agujas del reloj en la entrada intentando pasar, y los que están arriba no suspiran esperando a que la tropa corporativa coja posiciones y se siente en sus historiadas sillas con el marchamo de terciopelo rojo del salón de plenos.

La cordura se impuso ayer en una sesión «liviana», como dijo al final de la misma el alcalde Francisco de la Torre, quien añadió que se sentía satisfecho por la agilidad de la sesión. Cuatro horas, muy a lo Baltasar Gracián, ya saben lo bueno, si breve...

Esta vez De la Torre, que se ha enmendado y ha enmendado por ende a algunos de los concejales, estaba en su sitio de los primeros junto a la edil popular Paqui Bazalo y las de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo y Rosa Galindo. «Hombre esto es insólito, ha llegado usted el cuarto», le espetaba en tono paleño Torralbo y reían todos, mientras se iban incorporando los demás, que también llegaron a tiempo a las juntas generales, a las 9,40. La negociación de varias mociones a priori, con la lectura tan sólo de los acuerdos y la votación a continuación, aligeró el encuentro dando prioridad a las mociones urgentes, que realmente son las que los grupos políticos conciben como más importantes.

Bueno, en realidad hay un apartado de mociones institucionales, que deberían tener más valor del que se adjudica. El hecho de que casi no se aborden por la unanimidad en el voto, a veces provoca que no tengan la trascendencia esperada. Pero ayer era el día, sin duda, de Gregorio Esteban Sánchez Fernández, alias Chiquito de la Calzada que, pese a lo que se ha atrevido a decir algún político, en Málaga se le ha querido y se le quiere, algo que se visionó tras su muerte cuando eran decenas de malagueños los que tenían una foto personalizada con el humorista y la subían a las redes.

La Corporación acordó empezar a incoar el expediente para otorgarle la Medalla de la Ciudad a título póstumo, colaborar con el impulso ciudadano para la colocación de una escultura, la instalación de una placa en la casa que le vio nacer, el 23 de la Calzada de la Trinidad y promover un concurso público para erigir un monumento en el parque que lleva su nombre. En vida, los honores le llegaron a Chiquito el año pasado de la mano de la Diputación, que le nombró hijo predilecto de la provincia. Otra moción institucional abordó iniciar también el expediente concederle la Medalla de la Ciudad al PTA en reconocimiento a la creación de riqueza y empleo. Las mociones institucionales son dulcemente limpias. Ybuenas.

Debate. La Av. Carlos Haya tiene los días contados

El portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, no consiguió sacar adelante el dictamen por el que se había aprobado, por unanimidad y por «despiste» de buena parte de los ediles de la comisión de Cultura, que la avenida Carlos Haya pasase a llamarse 4 de diciembre de 1977. Los votos del PP y los de Ciudadanos se unieron en contra: el PP pidió que se trate en la comisión de la Memoria Histórica, y el edil naranja Alejandro Carballo demandó que se recuperase el Camino de Antequera, que es el histórico y el que querrían todos los que han vivido y viven allí.

Zorrilla se tuvo que adherir a última hora a la moción institucional que propuso el PP para reconocer la fecha histórica del 4 de diciembre de 1977 (iniciativa original de IU), jornada en la que todas las ciudades andaluzas se realizaron manifestaciones en pos de la autonomía. En cuanto a la avenida Carlos Haya, el aviador franquista, el debate sobre su cambio fue tan intenso, que no se le prevé larga vida. Pasen y opinen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos