¿Una reacción «humana» o «desmedida»?

El presidente del comité de empresa de Limasa, increpando al alcalde en el pleno./Salvador Salas. Archivo
El presidente del comité de empresa de Limasa, increpando al alcalde en el pleno. / Salvador Salas. Archivo

La oposición justifica la tensión del último pleno y PP y Ciudadanos creen que se traspasó la línea de lo tolerable

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

El espíritu del último pleno del año en el Ayuntamiento fue de todo menos navideño. Y eso que empezó con un gesto de fraternidad entre partidos rivales: concejales del PSOE obsequiaban al alcalde con una palmera gigante con motivo de su 75 cumpleaños. Fue el único momento dulce que saboreó Francisco de la Torre en la bronca jornada del jueves, que alcanzó cotas inéditas de tensión y violencia verbal con los gritos, amenazas e interrupciones lanzadas por representantes de los bomberos y de los empleados de Limasa.

Los grupos de izquierda consideran que los gritos de bomberos y empleados de Limasa expresan su frustración por verse engañados y ninguneados por el alcalde

Ayer, tras haber reposado los acontecimientos vividos, los portavoces de los cinco grupos municipales opinaron sobre el turbulento pleno. Y básicamente hay dos visiones: la del equipo de gobierno del PP, que comparte con algunos matices su socio de investidura, Ciudadanos, es que sean cuales sean la reivindicaciones o las quejas de un colectivo, no es admisible que se quebranten las normas del pleno y mucho menos que se falte al respeto e impida hablar a concejales. Los grupos de izquierda, en cambio, comprenden la crispación de bomberos y empleados de Limasa, generada en su opinión por la larga duración de estos conflictos laborales y la falta de diálogo de la que acusan al alcalde y a los concejales responsables de estos dos asuntos, Mario Cortés y Raúl Jiménez.

«Hubo actitudes muy extremas; si no se desalojó a algunos del salón de plenos fue por el esfuerzo inconmensurable del alcalde» Carlos Conde Portavoz del PP

«El que está echando gasolina a estos dos conflictos es el equipo de gobierno con su falta de diálogo y sus engaños» Daniel Pérez Portavoz del PSOE

«Entiendo la preocupación de los trabajadores, pero en un salón de plenos hay que mantener las formas y respetar las normas» Alejandro Carballo Viceportavoz de Ciudadanos

«Esperemos que esto sirva para que haya más honestidad y claridad por parte del equipo de gobierno» Ysabel Torralbo Portavoz de Málaga Ahora

«Los bomberos llevan un año en conflicto; esa frustración conduce fácilmente a la crispación» Remedios Ramos Concejala Málaga para la Gente-IU

El portavoz socialista, Daniel Pérez, volcaba toda la responsabilidad de lo ocurrido en el pleno sobre el equipo de gobierno, que es el que está «echando gasolina» a los dos conflictos laborales. «Son reacciones humanas», afirmó en referencia a los gritos que continuamente interrumpían anteayer las intervenciones de los concejales del PP y Ciudadanos. «¿Qué se podía esperar de dos colectivos que se sienten engañados y olvidados por el Ayuntamiento? El alcalde le había prometido al comité de empresa de Limasa que antes de tomar una decisión se reuniría con ellos y de un día para otro, se enteraron por la prensa de que se va a dividir a la plantilla y a privatizar una parte. Y qué decir de los bomberos, que llevan un año mareados y ninguneados», argumentaba el concejal. Para Ysabel Torralbo, de Málaga Ahora, el «tiempo excesivo» que llevan estos colectivos esperando una solución ha desembocado en una «crispación» que les hace «perder las formas». Remedios Ramos, de Málaga para la Gente, coincidía en esta lectura y criticaba la «falta de diálogo y de cintura política» del equipo de gobierno.

Noticias relacionadas

El portavoz del PP, Carlos Conde, opinaba por su parte que independientemente de las reivindicaciones que tengan los bomberos y los trabajadores de la limpieza, «lo que no puede ser es que la actitud con la que se plantean esas reivindicaciones sea totalmente desmedida». «Cuando se va más allá de lo que las propias normas democráticas y el reglamento del pleno recogen, cuando se lanzan gritos y no se deja hablar a los concejales, estamos rebasando la frontera de lo justificable», recordando que si no se desalojó a nadie del salón de plenos fue «por el esfuerzo inconmensurable del alcalde por reconducir la situación». Conde criticó además que desde la oposición «no es que haya creado el conflicto, pero continuamente busca la confrontación para erosionar al equipo de gobierno».

Desde Ciudadanos, Alejandro Carballo se mostró comprensivo con «la preocupación de estos colectivos por temas laborales» pero consideró «deseable que no se falte al respeto a ningún concejal y que no se pierdan las formas». «La situación no fue agradable», reconoció.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos