La playa de Huelin alcanza hasta 37 metros de ancho tras la reposición de arena

Estado de la playa de San Andrés ayer, poco antes de terminar los trabajos de estabilización. /Moreno
Estado de la playa de San Andrés ayer, poco antes de terminar los trabajos de estabilización. / Moreno

La Autoridad Portuaria aporta 19.000 metros cúbicos de material en una primera fase, y tras el verano se completará la estabilización de la zona

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La playa de San Andrés ha pasado de ser una de las más estrechas de la capital, muy afectada por los temporales, a lograr una capacidad más que suficiente para dar servicio a los usuarios durante el ya próximo verano. La Autoridad Portuaria terminó ayer la primera fase del proyecto de estabilización, según lo acordado con el Ayuntamiento de Málaga y la Demarcación de Costas, lo que ha supuesto el vertido de 19.000 metros cúbicos, procedentes de la excavación de los sótanos de un nuevo edificio, situado cerca de Tabacalera.

Esta institución está obligada a estabilizar el arenal, por imposición de la Declaración de Impacto Ambiental del dique de Levante, cuya construcción supuso un cambio en la dinámica del litoral que afecta de lleno a este arenal. Para dar forma a la actuación, en 2016 el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria llevó a cabo un estudio, que determinó la necesidad de aportar 55.000 metros cúbicos para lograr su el mantenimiento frente a los temporales invernales.

El presidente del Puerto, Paulino Plata; y la concejala de Playas, Teresa Porras, visitaron ayer los trabajos, y mostraron su confianza en que esta actuación permitirá a los vecinos disfrutar de la playa con comodidad. Para ello, en los próximos días se instalarán las duchas y otros servicios. Al tiempo, rechazaron las críticas de algunos residentes, que se dirigieron a este periódico para advertir de que el fuerte oleaje del fin de semana se había llevado parte de la arena vertida. Al contrario, tanto los dos dirigentes citados como los técnicos responsables indicaron que el material había quedado formando un banco cerca de la orilla, y cuando la playa adopte el perfil de verano aflorará, hasta una anchura prevista de 37 metros, desde el muro del paseo marítimo hasta el rebalaje. De este modo, la playa en la zona sur ganará 22 metros en relación al estado actual, mientras que en la zona norte ganará 18 metros.

Una vez que se compruebe su comportamiento, el Puerto tiene previsto aportar, ya después de verano, los 36.000 metros cúbicos restantes hasta completar los estipulados por el estudio universitario. Además, esta institución se comprometió a hacer nuevos trabajos, si fueran necesarios, para garantizar su estabilidad y el disfrute ciudadano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos