Los planes de pensiones pierden fuelle en Málaga al no seducir a las nuevas generaciones

Los planes de pensiones pierden fuelle en Málaga al no seducir a las nuevas generaciones

En los dos últimos años, el número de ahorradores que invierten en estos productos financieros se ha reducido en 16.000 en la provincia de Málaga

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Los planes de pensiones no encuentran relevo generacional. En los últimos años son más las personas que rescatan su dinero por haber llegado a la edad de jubilación que las que se deciden a contratar uno de estos productos para empezar a ahorrar. Por eso el número de partícipes en planes de pensiones individuales (es decir, exceptuando los de empleo) en la provincia se ha reducido en 16.000 en sólo dos años; o lo que es lo mismo, un 6,5% en términos porcentuales. El último informe del Observatorio Inverco cifra en 229.998 las personas suscritas a estas pólizas a cierre de 2016 en Málaga, frente a las 246.108 que había 2014. Esto quiere decir que sólo el 14,1% de la población malagueña tiene plan de pensiones. Es un porcentaje inferior a la media nacional (16,8%) y ligeramente superior a la andaluza (13,6%)

José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco, reconoce esta tendencia a la baja y apunta al envejecimiento de la población como principal causa. «Lo que ocurre es que los partícipes se van jubilando y rescatando sus ahorros, mientras que no hay suficientes nuevos partícipes para sustituirlos», resume. «Hay sólo otra opción para que varíe el número de partícipes de planes de pensiones: que haya ahorradores que traspasen su dinero a otros productos también pensados para la jubilación, como son los Planes de Previsión Asegurado (PPA). Esto ocurrió en 2014 por la volatilidad del mercado, pero no explica la caída de partícipes actual ya que son unos productos que están dando una rentabilidad prácticamente nula, por lo que no hay razón para que los ahorradores acudan a ellos», explica Manrique.

El malagueño, un ahorrador de perfil conservador

Los malagueños siempre han sido «muy conservadores» al elegir el perfil de riesgo de sus planes de pensiones. Esto se traduce, según José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco, en que apuestan por modalidades más seguras y a la vez menos rentables. Así, sólo el 5,5% de los partícipes malagueños tienen planes basados exclusivamente en renta variable (es decir, en Bolsa), frente al 8,4% de media nacional. Respecto al dinero invertido en estos productos más arriesgados, asciende al 7,3% del total del patrimonio gestionado por planes de pensiones en la provincia, cuando la media española supera el 10%. La modalidad más popular es la de mixtos, que mezclan renta fija y variable: el 50,8% de los ahorradores apuestan por ellos. Le siguen los monetarios/renta fija, con un 26,9%; y los garantizados, con un 16,8%.

¿Por qué los planes de pensiones no encuentran relevo generacional? El experto apunta que la crisis ha dejado mermada la capacidad de ahorro de las generaciones más jóvenes, que además tienen otras prioridades más inmediatas que la de preparar la jubilación, como adquirir una vivienda o costearse el alquiler. «Es difícil mentalizar a una persona de 40 años de que debe empezar a ahorrar para su retiro» reconoce. «Además, en España se ahorra mal, porque se enfoca todo hacia la vivienda», opina. En España, el ahorro acumulado en planes de pensiones individuales supone el 6,3% del PIB, mientras que la media de los países de la OCDE es del 37%. La diferencia, como se ve, es abismal.

En su contexto

7.462 euros
Es el patrimonio medio que acumula cada partícipe malagueño en planes de pensiones. Esta cuantía se ha incrementado un 16% en dos años, debido fundamentalmente al aumento de la rentabilidad de estos productos.
14% de la población
malagueña tiene contratado un plan de pensiones individual. No obstante, el porcentaje de los que hacen aportaciones cada año es bastante inferior. Esta proporción es inferior a la media nacional (16,8%).
4,7% es la rentabilidad media
que registraban los planes de pensiones en España el pasado mes de junio, según Inverco. No obstante, hay grandes diferencias en función de la modalidad de estos productos: renta fija, variable, mixtos...

Estos productos tienen un problema de falta de atractivo y desde la propia patronal (Inverco agrupa a todas las entidades de inversión colectiva) así lo reconocen. «Hace falta estimular el ahorro en estos productos», apunta Manrique, que apuesta por fomentar la contratación de los llamados planes de pensiones de empleo, que son los que las compañías suscriben para sus trabajadores. Este tipo de planes se hundieron con la crisis, pues la mayoría de empresas y administraciones públicas congelaron las aportaciones que venían haciendo.

Rentabilidad al alza

Una de las críticas que siempre se han hecho a los planes de pensiones se basa en su baja rentabilidad. Sin embargo, en los últimos años ésta ha aumentado. «Dentro de estos productos hay diferentes modalidades según dónde inviertan el dinero: Bolsa, renta fija, deuda pública... Y la renta variable, que es la que está dando mayores rendimientos, va ganando terreno poco a poco», apunta Manrique. Así, en los últimos meses la rentabilidad media de estos productos en España es del en junio una rentabilidad media del 4,7%. Por eso, y pese a la caída de partícipes, el patrimonio total gestionado por planes de pensiones en Málaga ha aumentado un 8,4% en dos años, hasta los 1.716 millones de euros. La media de dinero que tiene cada malagueño ahorrado en estos productos es de 7.462 euros, lo que supone un aumento de algo más de 1.000 euros en dos años (16% en términos porcentuales). Es una cuantía superior a la media andaluza (sólo Jaén supera a Málaga en patrimonio medio por partícipe), pero inferior a la media española, que ronda los 9.000 euros.

Aún así, el director de estudios de Inverco admite que parte del ahorro a largo plazo puede estar canalizándose hacia otros productos, como los fondos de inversión. «Son instrumentos de inversión colectiva que han demostrado ser seguros y la gente les ha perdido el miedo», afirma. No obstante, cree que es «una pena» que el Gobierno no haga más por fomentar los planes de pensiones, que son «un producto especialmente diseñado para el ahorro dirigido a la jubilación y que tiene grandes ventajas fiscales», en su opinión.

Fotos

Vídeos