El plan de primera oportunidad permite que 79 jóvenes titulados consigan su primer empleo

Lorena Salguero y Manuel Izquierdo (primera y tercero por la izquierda), en un despacho de la Consultoría Aufer y Luque. :: francis silva
Lorena Salguero y Manuel Izquierdo (primera y tercero por la izquierda), en un despacho de la Consultoría Aufer y Luque. :: francis silva

La Diputación ha destinado 900.000 euros a subvencionar el 70% del coste salarial y de la Seguridad SocialHan colaborado en este programa la Confederación de Empresarios, la Universidad de Málaga y la UNED

FRANCISCO GUTIÉRREZ MÁLAGA.

Son jóvenes recién titulados, con menos de 30 años, y con muchas ganas de trabajar. Quieren demostrarlo, pero el mercado laboral les pone muchas trabas. Y las empresas, que necesitan de sus servicios, tampoco encuentran facilidades para contratar a jóvenes universitarios. El programa 'Primera oportunidad' de la Diputación de Málaga está siendo para algunos la ocasión de demostrar su valía. 79 jóvenes titulados universitarios (tanto de la UMA como de la UNED) han conseguido un primer contacto con el mundo laboral gracias a este plan, para el que la Diputación ha destinado 900.000 euros de su presupuesto.

Lorena Salguero Acevedo terminó en septiembre del año pasado sus estudios de Relaciones Laborales y Recursos Humanos en la UMA. Ya tenía un ciclo Superior en Administración y Finanzas. Pero, con 28 años, aún no había podido trabajar 'en lo suyo'. Con solo 23 años, Manuel Izquierdo Coveñas es ya graduado en Ingeniería Mecánica por la UMA. «A curso por año», especifica este joven malagueño, que terminó los estudios a finales del año pasado. La doble titulación no había servido hasta ahora a Francisco Vigo Serralvo para encontrar trabajo. Acabando Relaciones Laborales en la UMA se matriculó de Derecho por la UNED. Tiene los dos grados y además el máster de Abogacía. Son tres de los 79 jóvenes titulados que han conseguido un contrato de trabajo a través de este plan, una primera oportunidad para demostrar su valía profesional.

Después de unos meses de merecidas vacaciones, Manuel Izquierdo se puso manos a la obra con la difícil tarea de buscar empleo. Ha sido de los pocos estudiantes de ingenierías que consigue acabar a curso por año. Subió su currículum a la plataforma Ícaro de la Universidad y a otros portales de empleo. A los dos meses lo llamaron para una entrevista en la UMA. «Fue mi primera entrevista, y me dijeron que sí», explica. La Universidad de Málaga y la UNED han sido las encargadas de realizar la preselección de los candidatos. La Confederación de Empresarios ha actuado como entidad colaboradora, encargada de la difusión del programa entre los empresarios, autónomos y profesionales y asesorando a las empresas solicitantes de la subvención en la preparación de documentación y ofertas para la preselección de los candidatos.

Ingenieros, arquitectos y graduados en márketing, perfiles más demandados por las empresasLa mayoría (63) han sido contratados a jornada completa y con una duración de un añoEl vicerrector de la UMA destaca que los buenos resultados del plan muestran necesidades estructurales de las empresas

Lorena Salguero también conoció a través de Ícaro esta oferta de empleo. «Entré por casualidad, y vi que había ofertas de mi especialidad, así que me apunté», explica. Había tenido algunos trabajos eventuales, pero no de su especialidad. «Hay pocas ofertas de empleo para nuestra titulación», reconoce. A Francisco Vigo le llegó un correo electrónico con información sobre este programa de empleo. En enero terminó el máster de Abogacía y había pasado por algunas entrevistas, sin éxito a pesar de su doble titulación. «En este plan hice la entrevista y ya me llamaron», comenta con satisfacción.

Lorena Salguero y Manuel Izquierdo se han incorporado a la consultoría Aufer y Luque, dedicada a la asesoría laboral y fiscal y oficina técnica. A los primeros se dedica Lorena, y a la ingeniería Manuel. Ambos han sido contratados por un año y a cinco horas de jornada laboral. Lorena destaca de su trabajo «el contacto con la gente» y, sobre todo, hacer «lo que he estudiado, esta es la mayor motivación, poner en práctica y aplicar tus conocimientos teóricos en el trabajo diario». Y en esta labor encuentra una cierta diferencia entre lo que es el estudio teórico de la facultad y la práctica real. «Por ejemplo, hacer nóminas o dar de alta a empresas es algo que se aprende con la práctica, aunque en la carrera tenemos varias asignaturas relacionadas con la Seguridad Social».

Capilla María Fernández Ávila, una de las responsables de la empresa, comenta la oportunidad de este plan de empleo de la Diputación, aunque también pone de manifiesto que «se ha dilatado mucho en el tiempo».

Manuel Izquierdo ya ha realizado presupuestos y planos de los proyectos técnicos, otra de las actividades de esta consultoría, con herramientas como Presto o Autocad. Pero lo primero que hizo una vez contratado fue apuntarse a un curso de seguridad laboral «para poder ir con Gabriel a las obras», algo que como estudiante nunca había experimentado. «En la escuela te pueden llevar a ver una obra, pero cuando ya ha terminado; aquí es algo muy distinto, experimentar el proceso de construcción de lo que han diseñado y previsto en un plano es muy interesante», comenta el joven ingeniero.

Ganas de aprender

Gabriel Auñón, su jefe, destaca el interés y «las ganas de aprender», y valora de ese plan la oportunidad que se da a jóvenes recién titulados de adquirir una experiencia laboral. Algo en lo que incide Manuel Izquierdo: «Cualquier empresa te pide de dos a cinco años de experiencia, y si nadie te da la oportunidad de empezar nunca podrás demostrar tu valía», dice el joven. Lorena comparte esta idea, y destaca como una de las ventajas del plan de la Diputación el hecho de que no se haya exigido experiencia previa: «es una oportunidad para que podamos entrar en el mercado laboral», afirma. Otra de las particularidades del plan es que se podían beneficiar empresas, autónomos y profesionales de toda la provincia, aunque las subvenciones mayoritarias han sido para las localizadas en la capital (59). Otras cuatro han sido para Marbella y tres en los casos de Antequera y Fuengirola.

Pero para la empresa el plan es también la oportunidad de incorporar a jóvenes bien preparados. «Tenemos intenciones y expectativas de crecer y su aportación nos puede ser de gran ayuda», comenta Capilla María Fernández.

Francisco Vigo se ha incorporado al despacho Palacio de Torres y asociados. Tiene también un contrato de un año, pero en su caso a tiempo completo. José Luis Fernández, socio-director del área de Derecho Laboral, destaca la buena formación de Francisco. «Es muy estudioso y muestra mucho interés por los temas que se le encargan», añade Elena Ramírez. Aunque Francisco reconoce «lagunas» en su formación, que resuelve con estudio y dedicación. «En la facultad nos dan muy buena formación teórica, pero siempre a la hora de llevarlo a la práctica surgen dificultades».

José Luis Fernández valora muy positivamente este plan de empleo: «en todos los sectores es muy difícil abrirse camino, más para los jóvenes recién titulados, se les exige experiencia, pero sin una primera oportunidad nunca podrían tenerla», señala. Elena Ramírez añade que «es gente muy válida» a la que se da opciones de incorporarse al mercado laboral. Francisco Vigo dice haber tenido «mucha suerte», porque reconoce que el sector de la abogacía «está muy complicado. «Mi interés es especializarme en Derecho Laboral, y he tenido la suerte en entrar en un despacho en el que puedo aprender mucho», asegura.

Necesidades estructurales

El vicerrector de Innovación Social y Emprendimiento, Rafael Ventura, ofrece una valoración muy positiva de los primeros resultados de este plan. Contratos en su mayoría de un año y a jornada completa demuestran, en su opinión, que hay unas «necesidades estructurales en las empresas, no estamos ante un contrato de prácticas o de meses, estamos hablando de una oportunidad de empleo con perspectivas de continuidad».

Pasado este año se realizará un estudio sobre los resultados del mismo, pero el vicerrector es optimista y prevé índices altos de éxito y mantenimiento de los puestos de trabajo. Rafael Ventura también destaca «el gran nivel de colaboración entre las instituciones, que no siempre es fácil», reconoce el vicerrector de la UMA.

Fotos

Vídeos