Un piso de Alcer-Málaga ofrece alojamiento a enfermos renales en tratamiento

ÁNGEL ESCALERA

málaga. Pacientes renales crónicos que residen fuera de Málaga y sus familiares podrán alojarse en un piso que Alcer-Málaga dispone en la calle Gordon, 18 (en la zona del barrio de la Victoria) durante el tiempo que se prolongue el tratamiento que necesiten (en muchos casos, un trasplante de riñón). La vivienda, que ya presta servicio, fue presentada ayer y está pensada para albergar a enfermos procedentes de Almería, Ceuta, Melilla, etcétera, que carecen de recursos económicos para pagar un hostal o un hotel durante los días que permanecen en Málaga recibiendo el tratamiento.

Situado en la cuarta planta de un edificio, el piso cuenta con dos habitaciones independientes para alojar a dos familias y una zona común: comedor, cocina y baño, explicó la presidenta de Alcer-Málaga, Josefa Gómez. La vivienda fue cedida a Alcer-Málaga hace tres años por la familia Boj-Montañez. Posteriormente, hubo que acondicionar y mejorar las instalaciones. Eso fue posible gracias a la ayuda de la Fundación Unicaja y de la Fundación Caja Rural Granada. El gasto del mantenimiento de este servicio se hará a través de una subvención del Ministerio de Sanidad. También se ha contado con la colaboración de pacientes renales y de asociaciones,

Los criterios de selección de los enfermos que se alojarán en el piso los llevará a cabo la unidad de trabajo social del Hospital Regional Carlos Haya, que se encargará de valorar cada caso. «Estamos muy contentos de poder prestar este servicio, que ofrece alojamiento a enfermos renales con pocos recursos económicos. Alcer-Málaga da las gracias a todos los que han colaborado para que esta iniciativa sea una realidad», manifestó Josefa Gómez.

Fotos

Vídeos