Del piropo al rifirrafe

Minuto de silencio por la muerte de Gabriel. /P. R. Q.
Minuto de silencio por la muerte de Gabriel. / P. R. Q.
La Casona del Parque

Remedios Ramos le dice «guapo» en el pasillo y en las redes al edil naranja Alejandro Carballo, y Rosa Galindo se enzarza en una disputa con Raúl Jiménez

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Se ve que después del Día de la Mujer, concentraciones varias y manifestación multitudinaria, las féminas concejalas andaban ayer empoderadas y lo demostraron en dos ocasiones, la primera para piropear, y la segunda para entrar en un rifirrafe.

La mañana estaba agria. Fea, displicente. Todos hablaban del tema de conversación que corre hoy por la cabeza y las palabras de medio país, historias que nunca se llevará el viento. Un minuto de silencio convocado de forma apresurada a las puertas del Ayuntamiento. Doce horas, momento también en el que los jubilados en acción, los que luchan por sus pensiones, estaban justo enfrente, en el Parque.

Callados. Serios. Solemnes. Terminada la muestra de condolencia, los pensionistas cogían el altavoz: «El colectivo de jubilados se une al minuto de silencio». Antes, el clásico Antonio Cortés, a punto de que le embarguen la casa de su madre a causa de las plusvalías, se entonaba con el padre nuestro, que algunos le repicaban en la escalinata principal. «No más muertes, no más violencia», añadía con ese tono de profeta del siglo XX que suele gastar.

Tras la tensión contenida, los jubilados se animaron con su pancarta. «Pensionistas en acción Málaga» o sus lemas:‘No al 0.25%, sus corrupciones nos roban las pensiones y revalorización con el IPC’. La verdad es que lo tienen bien estructurado. Los lunes es su día y se hacen sentir en el paseo del Parque. Su hora, mediodía.

Ya estaba a punto de empezar la segunda comisión del día, la de Medio Ambiente, cuando la edil de IU-Málaga para la Gente, Remedios Ramos, le decía a Alejandro Carballo, edil de Ciudadanos, que iba muy guapetón por segunda vez. La primera era anteayer por Facebook en el perfil del edil naranja, con una foto en la que aparece en medio de la muchedumbre con un toque Matt Damon, de ahí que la concejala, dicharachera, le dijera:«Qué guapo eres hijo, pareces un actor!», momento que uno de los técnicos del grupo la enmendaba diciendo que se debía al objetivo de su cámara. Eso propiciaba que Ramos le pidiera otra foto.

Ayer se repetía, y Ramos que suele mostrarse así, más bien en tono maternal que otra cosa, de ahí lo de hijo, explicaba guasona que ella, ya a su edad, los «cosificaba», y Carballo se reía encantado. Este buenrollismo entre Ciudadanos e IU-Málaga para la Gente es muy recurrente. «No somos competencia», explicaban hace tiempo los aludidos. «Nos damos caña y así nos reafirmamos en nuestro papel», añadían los de enfrente. En fin, el juego de la política.

No parecían jugar la edil de Málaga Ahora, Rosa Galindo y el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, en la comisión del área en la que ayer se cortaba el aire. Ya de primeras Galindo había calentado la sesión con un «no se enfade usted tanto» cuando el segundo defendía la actuación del Centro Zoosanitario Municipal, o cuando se hablaba de que había que mejorar la red de alcantarillado. Galindo le espetaba, «ahora dirá que se está haciendo todo blablabá» con ese tono de retranca. Curiosamente, ambas mociones eran socialistas, no de Málaga Ahora.

Galindo además explicaba que cuando llueve hay niños que no van al colegio por los charcos y Jiménez levantaba el tono diciendo que eso podía haber pasado en el 89 o en el 97 pero que no era habitual. Segundo round.

El tercero venía a cuenta de la sostenibilidad ambiental del Centro, que promovía IU-Málaga para la Gente, a lo que Jiménez decía que a veces habría ruido con manifestaciones como la del Día de la Mujer, a favor de la Invisible y un evento de la lucha contra el cáncer como hace días, e invitaba a Galindo a llevarse la manifestación de la Invisible a los barrios. Ésta le contestaba que justamente eran las luchas que a ellos le molestaban. Jiménez, enervado, afirmó que era insultante y que la lucha contra el cáncer cómo les iba a molestar, que no sabía si en su familia había habido algún caso, y le pedía que dejara de jugar con las palabras de los demás, mientras ella se quejaba de que había otros dos eventos, pero el primero no le dejaba intervenir. La edil socialista Begoña Medina les regañaba por la tensión. Por detrás otro decía:«Viene Sor Begoña a poner orden. En fin, lo que viene siendo un corral de comedias.

Mercedes Pirez.
Mercedes Pirez. / P. R.Q.

M. Pirez: «El alcalde nos mintió a todos»

Aunque el edil de Medio Ambiente Raúl Jiménez anunció que tres empresas se habían presentado al concurso para poner en marcha la estación para la medición de la contaminación atmosférica en la zona este de la ciudad, la presidenta de la Asociación de Vecinos de El Palo, Mercedes Pirez, no estaba nada contenta, lo que hacía traslucir gracias a la intervención que le propiciaba la presentación de una moción de IU-Málaga para la Gente.

Tanto Pirez como la edil de IU, Remedios Ramos, pedían que la nueva estación tenga medidores de contaminantes industriales, y Jiménez explicaba que con esta nueva estación el Ayuntamiento lo que pretende es suplir a la Junta de Andalucía que, siendo de su competencia, no hace mediciones en la zona este.

La estación medirá el óxido de nitrógeno, dióxido de azufre, monóxido de carbono, y partículas en suspensión de 2,5 micras y de 10. Pirez se quejaba de la contaminación que provocaba la fábrica de cemento de La Araña y pedía que se hicieran mediciones de otros contaminantes industriales. Ante la negativa de Jiménez, que decía que por ahora no podía ser porque que el pliego estaba por adjudicarse, Pirez culminaba su intervención:«El alcalde nos mintió a todos los que estábamos en esa reunión. Habéis faltado a vuestra palabra». Y se fue muy enojada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos