¿Pinturas rupestres en la Marina?

Ni mamuts ni animales de la prehistoria, son desconchones en las paredes del ‘parking’ de La Marina./L. L.
Ni mamuts ni animales de la prehistoria, son desconchones en las paredes del ‘parking’ de La Marina. / L. L.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

A primera vista puede que alguien pueda creer estar ante unas pinturas de otros tiempos, dado el lugar en que se encuentran y la proximidad de los restos de la muralla medieval de la ciudad. Pero enseguida saldrá pronto de dudas y comprobará que lo que observa no son más que múltiples desconchones que aparecen en algunos tramos de las paredes del ‘párking’ de la plaza de la Marina, según advierte un ciudadano. Nada de vestigios histórico, por tanto, y sí una imagen de abandono más que lamentable que no favorece en nada a ese céntrico aparcamiento, posiblemente el más utilizado por los numerosos visitantes que recibimos, y también el más frecuentado por los malagueños al encontrarse a escasos metros de la calle Larios.

No es la única queja que recibimos de ese recinto. También han sido frecuentes las relativas a la estrechez de las plazas de los aparcamientos, y las que hacían referencia a lo sucio que suelen estar los servicios de ese céntrico ‘párking’.

Hay que recordar que hace un año se ampliaron unas cuarenta plazas del aparcamiento tras las quejas de muchos usuarios por su estrechez, lo que dificultaba acceder al interior de los vehículos. Se dio el caso incluso de un ciudadano que esperó a la grúa para que separara los coches, ya que la única forma que tenía de acceder al suyo era entrando por el maletero.

Sobre los aseos, estos suelen estar muy sucios pese a que existe un servicio de limpieza periódica. Y es que esos baños son utilizados, además de por los usuarios del aparcamiento, que ya de por sí son muchos, por otras personas, desde ciudadanos que pasan por la zona y que no encuentran otro lugar ante la necesidad de acudir a un baño, a los taxistas y cocheros de las paradas de estos servicios situadas en las inmediaciones, sin olvidar a los indigentes, que los utilizan también de forma frecuente al no existir baños públicos.

Subida a Gibralfaro.
Subida a Gibralfaro.

Gibralfaro: La policía cortó el paso hacia el castillo

Los autobuses de la línea 35 no pudieron completar su recorrido el jueves por la tarde hasta el Castillo de Gibralfaro porque la Policía Local cortó el acceso por la celebración en el recinto de un concierto de música, según informaron ayer fuentes de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT). De esta forma, la empresa de transportes público salió ayer al paso de las quejas de algunos usuarios que criticaron el hecho de que la línea 35 no completara su recorrido final hasta Gibralfaro ese día debido al concierto de Pablo Alborán que se celebraba en el castillo. Una de las afectadas manifestó a este periódico que a partir de las seis de la tarde el autobús dejaba a los viajeros en el Camino Nuevo y que éstos tuvieron que subir andando hasta sus domicilios o a los lugares donde se dirigían, entre ellos turistas con maletas que iban al Parador Nacional.

Fotos

Vídeos