Piden cuatro años de prisión para los acusados de la muerte de un indigente en el aeropuerto

Agentes de la Policía Nacional, tras el hallazgo del cadáver. /Salvador Salas
Agentes de la Policía Nacional, tras el hallazgo del cadáver. / Salvador Salas

El fiscal les atribuye delitos de homicidio imprudente y trato degradante, ya que habrían grabado un vídeo mofándose de él y lo habrían subido a Facebook

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Cuatro hombres se enfrentan a una posible condena a cuatro años de prisión por la muerte de Steven Allford, el ciudadano inglés de 51 años cuyo cadáver fue hallado el 21 de octubre de 2016 con una mano y un pie atados con unas bridas a un banco junto al aeropuerto de Málaga.

La Fiscalía acusa a todos ellos de los supuestos delitos de homicidio por imprudencia grave, por el que solicita tres años de cárcel, y uno más por trato degradante, ya que habrían colocado dos lonchas de jamón sobre los glúteos de Allford y le habrían introducido los genitales en una lata vacía de atún.

El cadáver del británico, que fue hallado por un vigilante de seguridad del aeropuerto, no presentaba signos externos de violencia. La autopsia confirmó que había fallecido ahogado por su propio vómito, por lo que el representante del Ministerio Público entiende que, de haber intentado levantarse, «lo habría tenido complicado» por las presillas que supuestamente le colocaron los investigados para inmovilizarlo.

Según el escrito de acusación, al que ha tenido acceso SUR, la víctima estuvo la tarde anterior con los cuatro sospechosos, tres finlandeses y un irlandés, todos ellos indigentes que pernoctaban en el aeropuerto. Pese al «estado de embriaguez que presentaba, lo adhirieron al banco». El fiscal sostiene que los acusados «estuvieron grabando la situación del desplomado Allford y riéndose de su desvalimiento puntual, llegando a colocarle un cigarrillo sobre la boca después de haberlo puesto entre sus posaderas», además de someterlo a otras vejaciones «para regocijo» de todos ellos.

El representante del Ministerio Público asegura que actuaban como si estuvieran grabando un reportaje, «narrando» toda la escena, que posteriormente subieron a la página de Facebook de uno de los investigados. «Cuando se hubieron reído bastante, dejaron a su suerte a Steven Allford, quien por efecto de su embriaguez, y por la contribución de la práctica imposibilidad de movimientos derivada de la utilización de las bridas, terminaría falleciendo por broncoaspiración de su propio vómito», subraya el escrito de acusación, que incide en que los investigados podrían haber evitado la muerte «efectuando una llamada» para que lo atendieran.

La policía finlandesa encontró el vídeo en Facebook e informó del mismo a las autoridades españolas. Los investigadores, apoyándose en las imágenes, lograron identificar a los investigados. Entre ellos se encuentran un irlandés que gracias a la grabación pasó de testigo a acusado. De hecho, sólo unos días después de la muerte, cuando aún no era ni sospechoso, llegó a declarar en el juzgado que sólo conocía de vista al fallecido. Y añadió con cinismo: «Daría algo por ayudar a encontrar al culpable».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos