Piden 12 años a un joven por abusos a una menor de Málaga a la que conoció en Instagram

Piden 12 años a un joven por abusos a una menor de Málaga a la que conoció en Instagram

El fiscal considera que el acusado, a sabiendas de que la adolescente tenía 14 años, mantuvo relaciones con ella

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Sabía su edad porque se la había dicho a través de Instagram. Y, aun así, mantuvo relaciones sexuales con ella en varias ocasiones. Es la conclusión a la que llega la Fiscalía de Málaga, que solicita una pena de 12 años de cárcel para un joven al que acusa de abuso sexual continuado con acceso carnal a una adolescente a la que conoció por Internet.

Los hechos sucedieron en enero de 2017. La víctima, que entonces tenía 14 años, entabló amistad con el procesado –un joven italiano, cinco años mayor que ella– a través de la red social Instagram. Según el escrito del fiscal, «una vez ganada su confianza», la menor le contó al joven que quería irse de su casa porque había discutido con su madre y él se habría ofrecido a acogerla en el inmueble que ocupaba.

Ambos concertaron una cita a las 8.30 horas del día 18 de enero en la estación de Vialia. Tras ese encuentro, se dirigieron al domicilio del procesado, una vivienda abandonada, sin luz ni agua, que se encuentra situada en la zona de Carretera de Cádiz, y donde él convivía con otros dos jóvenes que también conocían la edad de la víctima, según la investigación.

La edad, clave

El fiscal sostiene que el acusado, «a sabiendas de que la víctima tenía 14 años, pues esta se lo había dicho en Instagram, no solo no la convenció para que volviera con su familia, sino que intimó con ella y mantuvo relaciones sexuales» durante el tiempo que estuvo en la vivienda. Al parecer, durante su estancia, el procesado solo le dio de comer «galletas y agua», y consumieron sustancias estupefacientes en varias ocasiones.

Finalmente, el 22 de enero, la menor, «cansada y con hambre», abandonó el domicilio y avisó a su madre, que ya había denunciado su desaparición y que llevaba cuatro días buscándola por todas partes. Cuando su progenitora fue a recogerla, la adolescente le contó que había sido secuestrada, violada y golpeada, aunque posteriormente cambió su versión en comisaría y reconoció que había ido voluntariamente a la vivienda del acusado.

Aun así, la menor, cuya edad supuestamente conocía el procesado a tenor de sus conversaciones en Instagram, no había llegado todavía al límite legal del consentimiento para mantener relaciones sexuales, que el Código Penal fijó, tras su última reforma de 2015, en 16 años. Antes, la edad mínima del consentimiento en España era 14 años, una de las más bajas de Europa; de hecho, el Comité de Derechos del Niño de la Organización de Naciones Unidas (ONU) ya había solicitado a España en varias ocasiones que elevase ese límite legal. Por debajo de esa edad (antes 14, ahora 16) se entiende que el consentimiento para mantener relaciones con adultos está viciado y, por tanto, se considera abuso.

Para el fiscal, en este caso concreto, los hechos serían constitutivos de un delito continuado de abuso sexual con acceso carnal con una menor de 16 años, recogido en el artículo 183.1 del Código Penal. El representante del Ministerio Público pide para el acusado una pena de 12 años de cárcel y a otros 10 de libertad vigilada.

Además, solicita que se le condene a la pena de inhabilitación especial durante 16 años para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular con menores de edad. El fiscal considera que el acusado debe indemnizar a los representantes legales de la menor con 3.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos