Piden 18 años de internamiento para un acusado de intentar asfixiar a su madre y abusar de ella en Málaga

Piden 18 años de internamiento para un acusado de intentar asfixiar a su madre y abusar de ella en Málaga

La Fiscalía explica que el hombre, que es paciente psiquiátrico, debe ser absuelto de los delitos por los que está procesado, pero recluido por su «peligrosidad criminal»

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

La Fiscalía de Málaga solicita que un hombre sea condenado a 18 años de internamiento, después de que, supuestamente, intentara acabar con la vida de su madre adoptiva y la agrediera sexualmente. Así se recoge en su escrito de acusación, al que ha tenido acceso este periódico, en el que el representante del Ministerio Público destaca la «peligrosidad criminal» de esta persona, que es paciente psiquiátrico.

Se trata de un vecino de un pueblo malagueño, de 40 años de edad, diagnosticado de esquizofrenia desorganizada, trastorno mixto de la personalidad y déficit de control de los impulsos. De hecho, según explica el fiscal, antes de que ocurrieran los hechos había precisado de varios ingresos urgentes e involuntarios en la unidad de agudos debido al abandono del tratamiento y el fracaso del control ambulatorio.

Uno de ellos ocurrió un mes antes de los hechos de los que se acusa al procesado, en noviembre de 2015, siendo ingresado este hombre en el Hospital Civil, donde habría protagonizado varios episodios violentos. Varias semanas después fue dado de alta y regresó al domicilio familiar.

Siempre según se recoge en el escrito del fiscal, en la madrugada del día 1 de diciembre de 2015 el procesado sufrió un cuadro de descompensación đe su patología. Dice que, sobre la una, el hombre estuvo deambulando por el pueblo, provocando un incidente al lanzar piedras en la vía pública contra una vivienda, teniendo que llegar a intervenir la Guardia Civil.

Un par de horas más tarde, el acusado fue a su casa, «preso de gran excitación», reclamando que tenía que cenar. Entonces su madre adoptiva, de 76 años, no salió de su cuarto al percatarse del estado de su hijo y por temor a ser agredida, tal y como relata el fiscal en su escrito de acusación.

Al respecto, continúa diciendo que el hombre, «rotos los frenos del control de sus impulsos y en estado de gran irritabilidad y agresividad», provocó varios destrozos en la casa. «En estado de completa enajenación, habiendo desarrollado un fuerte sentimiento de animadversión hacia su madre, se despojó de la ropa y propinó una patada a la puerta de la habitación de su madre, accediendo a su interior desnudo», apunta.

Numerosos golpes

El representante del Ministerio Público asegura que entonces propinó numerosos golpes a la mujer, que estaba acostada en la cama, y, «con el propósito de acabar con su vida», le sujetó el cuello y le colocó una almohada sobre la cara con intención de asfixiarla.

Asevera que la intensa resistencia de la mujer hizo que el procesado se viese obligado a cesar «su acción homicida». El fiscal indica que, tras ello, fue cuando abusó sexualmente de ella, hasta que cayó al suelo, momento en el que el hombre salió de la habitación y se marchó de la casa.

Sin poder levantarse desde el suelo, cuenta el fiscal, la madre del procesado llamó desde el móvil al 112 sobre las 03.30 horas, por lo que la Guardia Civil se desplazó hasta la vivienda. Tras entrar por una ventana, lograron socorrerla. Se encontraba semidesnuda y presa de un gran nerviosismo, relatándoles lo que había ocurrido, para luego ser atendida de los diversos hematomas y erosiones que presentaba.

La detención

En cuanto al acusado, fue localizado por los agentes de la Benemérita al día siguiente en un pueblo cercano. Fue ingresado en un centro hospitalario por la descompensación psicopatológica y, una vez recibió el alta, trasladado a prisión.

El Ministerio Público cree que estos hechos son constitutivos de los delitos de homicidio en grado de tentativa y violación. Aun así, considera que procede absolverle al concurrir la eximente completa de alteración o anomalía psíquica, aunque insiste en que, debido a su «peligrosidad criminal», debe ser internado para recibir tratamiento médico.

También solicita que este hombre no pueda aproximarse ni comunicarse con su madre durante 10 años, así como una indemnización para ella de 3.490 euros por las lesiones que le provocó y el daño moral.

En esta causa, la madre también ejerce de acusación particular, representada por el letrado Diego Narbona. Sin embargo, el abogado ha preferido no realizar ninguna declaración sobre este caso.

Fotos

Vídeos