La pesadilla de Juana: pide abrir una tumba para demostrar que está viva en Málaga

Juana Escudero, ante la lápida que pide que se abra (la primera por arriba). / Efe

Los datos de la mujer coinciden con los de la fallecida y critica que le ha ocasionado problemas con varias administraciones

SUR

Una vecina de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Juana Escudero Lezcano, ha presentado una petición ante un juzgado de Málaga para reclamar que se abra una tumba en la que está enterrada una mujer con sus mismos datos, lo que hace que ella conste como fallecida en varias administraciones.

La mujer explicó que se ha dirigido directamente a un juzgado malagueño para reclamar información sobre la tumba que se encuentra en el cementerio Parcemasa San Gabriel, ya que la persona que está enterrada tiene sus mismos datos, y eso hace que para instancias como la Seguridad Social se haya producido un cruce de datos que hace que ella figure como fallecida.

Algo que, dice, lleva «más de seis años sufriendo», al estar su nombre dado de alta como fallecido desde el 13 de mayo de 2010, inscrita en el registro municipal de Málaga con el código de expediente 01.01.107.44.004938.0101, como recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Pendiente de un juez

Tras hacerse público el caso el pasado mes de mayo, Juana Escudero ha contratado los servicios de un bufete de abogados sevillano y ha reclamado información al juzgado malagueño, que le han dicho que en principio no le pueden decir nada hasta que un juez ordene que se le traslade la información, por lo que está «esperando que accedan a ello». «Lo que quiero que me digan es quién está enterrada en esa tumba y toda la información que tienen, porque no sé nada, e imagino que en torno a ella habrá pruebas médicas o algo así», por lo que se ha ofrecido a hacerse unas pruebas de ADN «o lo que haga falta» para aclarar este asunto.

El pasado agosto se personó en el cementerio donde le dijeron que «tienen orden de no hacer nada en torno a este caso», y visitó la tumba, comprobando en persona que los datos coinciden.

La afectada por esta situación ha dicho que, hasta ahora, la única explicación que ha recibido es que en ese nicho hay una persona que coincide en nombre, apellidos y fecha de nacimiento (11 de septiembre de 1963), lo que hace que tenga problemas para gestiones como renovar el carné de conducir o pedir un préstamo. Juana Escudero cree que ha podido ser confundida con una hermana con la que no tiene contacto y no sabe dónde se encuentra, pero no tiene relación alguna con la provincia de Málaga ni con nadie que pueda coincidir en datos con la persona que está enterrada en el nicho.

Fotos

Vídeos