Las personas con golondrinos acuden a más de 14 médicos para lograr un diagnóstico

Las personas con golondrinos acuden a más de 14 médicos para lograr un diagnóstico
Fotolia

El Colegio de Médicos de Málaga se suma a un proyecto para dar visibilidad a los pacientes de hidradenitis supurativa, que sufren un calvario y rechazo social

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Su nombre científico es hidradenitis supurativa, pero popularmente esta padecimiento es conocido como golondrinos. Es la enfermedad dermatológica con más impacto en la calidad de vida del paciente, con el agravante de que las personas que la sufren acuden a más de 14 médicos para conseguir un diagnóstico para el que se tarde de media nueve años y se enfrentan al rechazo social y a un calvario. En España se estima que hay medio millón de afectados, que se someten a seis intervenciones quirúrgicas de media. Cerca del 90 por ciento de los pacientes con golondrinos aseguran que la enfermedad les afecta a su vida diaria hasta el punto de perder su empleo o romper sus relaciones de pareja.

Estos datos han sido ofrecidos este lunes en una rueda de prensa en la que se ha anunciado que el Colegio de Médicos de Málaga se ha convertido en la primera institución colegial médica de España en sumarse al Proyecto Hércules, una iniciativa que cuenta con el apoyo de más de 20 sociedades científicas y cuyo objetivo es dar visibilidad y mejorar la calidad de vida de los pacientes con «hidradenitis, ha explicado el presidente de los médicos malagueños, Juan José Sánchez Luque. «Es clave que los profesionales sanitarios nos involucremos en proyectos como este, cuyo fin es el paciente. No nos podemos olvidar que nos debemos a ellos», ha precisado Sánchez Luque.

La hidradenitis supurativa, también conocida como hidrosadenitis supurativa, acné inversa o golondrinos o bartolinos, es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel de carácter progresivo que se presenta, en forma de brotes, con nódulos dolorosos y abscesos recurrentes, que derivan en trayectos fistulosos. La localización predominante de las lesiones se da en las ingles, las axilas, región perineal, la región perianal, la zona mamaria y los glúteos.

Sánchez Luque, Silvia Lobo y Jorge Alonso.
Sánchez Luque, Silvia Lobo y Jorge Alonso. / SUR

El deterioro de la calidad de vida que producen los golondrinos es comparable a la sufrida por los pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), diabetes o enfermedades cardiovasculares  y viene determinado por el dolor y las lesiones recurrentes que derivan en cicatrices que se acumulan y reducen la movilidad. «Estas graves secuelas físicas afectan a la imagen y al concepto de sí mismo, producen limitaciones importantes en las relaciones sociales, sexuales e incluso en la capacidad de trabajar. Todo ello aboca a estos pacientes hacia la estigmatización y el aislamiento social», ha indicado el dermatólogo y representante de Médicos en Promoción de Empleo del Colegio de Médicos, Jorge Alonso Suárez.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Enfermos de Hidrosadenitis (ASENDHI), Silvia Lobo Benito, ha aportado su testimonio como afectada. «Casi todos los pacientes hemos pasado por el mismo calvario: nos han despedido de los trabajos, nos han dejado parejas, nos han acusado de poco aseados, nos han abandonado amigos. Poco a poco te quedas solo junto con tu dolor y todo eso nos afecta además al carácter», ha señalado esta mujer, que padece la enfermedad desde hace 30 años.

El Colegio de Médicos de Málaga ha editado un vídeo explicativo sobre la hidradenitis supurativa que se difundirá en los próximos días en sus cuentas corporativas en las redes sociales YouTube, Facebook, Twitter e Instagram con el objetivo no solo de llegar a los colegidos, sino también a la mayor parte de la población posible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos