Se salta un control y guía a la Policía hasta una plantación de marihuana en Málaga

Los agentes, con las plantas intervenidas./SUR
Los agentes, con las plantas intervenidas. / SUR

El joven detenido, de 19 años, reconoció a los agentes que la finca era propiedad de su padre

SURMálaga

Efectivos de la Policía Local de Málaga de Málaga han detenido a un individuo de 19 años, natural y vecino de Málaga después de que se saltara un control policial y que, en su huida, condujera a los agentes que lo seguían hasta una plantación de marihuana.

Todo comenzó sobre las 02:20 horas de la madrugada del lunes al martes 20 de junio en la entrada de Maqueda, donde agentes de dos dotaciones policiales se encontraban efectuando un control de seguridad, dando el alto a una furgoneta con dos ocupantes cuyo conductor hizo caso omiso a las indicaciones que se le realizaban, acelerando bruscamente y rebasando dicho control.

Parte del material intervenido, dentro de la patrulla de la Policía Local
Parte del material intervenido, dentro de la patrulla de la Policía Local

Ante los hechos, los policías locales comenzaron a seguir al vehículo por una zona de caminos de tierra de Santa Rosalía, siendo en un momento dado perdido de vista y posteriormente localizado perfectamente estacionado y cerrado en calle Cortijo de Canto.

Al bajarse los agentes de los vehículos policiales percibieron un fuerte olor a marihuana, así como un joven asomado por encima de un portón metálico que era la puerta de acceso a una finca perfectamente delimitada con vallas y lonas para evitar que se pudiera ver lo que había dentro.

Preguntado, el individuo manifestó que había visto como hacía menos de un minuto habían llegado los dos ocupantes del vehículo, tras lo que pararon el motor y salieron corriendo, motivo por el que se había asomado pensando que le pudieran robar.

Ante el fuerte olor que emanaba de la finca, los policías locales le solicitaron que les franquease la entrada, a lo que accedió manifestando que no vivía allí, que estaba de guarda y sólo había perros y caballos.

Material intervenido por la Policía.
Material intervenido por la Policía. / SUR

Una vez dentro, los agentes comprobaron que no había ningún tipo de edificación habitable, tratándose de un lugar en el que guardaban perros y un caballo, que contaba también con un huerto en el que había un total de 41 plantas de marihuana cultivadas de aproximadamente un metro de altura, así como una habitación fabricada mediante andamiaje, forrada de madera, corcho y lonas, en cuyo interior había un gran ventilador y ocho plantas más colgadas de cuerdas en proceso de secado.

De modo voluntario, el individuo reconoció que la finca era propiedad de su padre y que el estaba guardando la marihuana debido a que el año pasado le robaron toda la plantación.

Los policías locales procedieron al corte de las plantas sembradas y a la intervención de las ocho que se encontraban secándose, procediendo al traslado de las mismas a dependencias de la Jefatura de Policía Local de Campanillas, donde se procedió al envasado de las hojas en sacos y bolsas de plástico, alcanzando un peso bruto total aproximado, una vez deshojadas, de 19,7 kilogramos.

Ante los hechos, los policías locales procedieron a la detención del individuo y a su traslado a dependencias policiales junto con la marihuana incautada, siendo, posteriormente, puesto a disposición judicial.

Fotos

Vídeos