Una perra con vocación marinera

Enrique, uno de sus rescatadores, y la perra en el barco.
Enrique, uno de sus rescatadores, y la perra en el barco. / SUR

Un barco de recreo rescata a un can que estaba nadando en alta mar en Málaga. Los dueños del animal, que apareció a unos 800 metros de distancia de la costa, alegaron que se había escapado de un chalé en Benajarafe

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El niño se asomó por una de las bordas de la lancha en la que paseaba junto a su padre, y avisó de que había algo moviéndose en el agua. Este último, que se llama Enrique, iba a los mandos de la embarcación y pensó que sería una persona que se había alejado demasiado de la orilla, nadando mar adentro. Pero no era precisamente un bañista intrépido ni despistado. Lo que se mantenía a flote a duras penas, con el morrillo levantado para no ahogarse, era una perra. Estaba sola en el agua, a unos 800 metros de la orilla, a la altura de Benajarafe.

Este fue el extraño hallazgo que hizo la familia ayer durante una salida para navegar. Lo primero que hicieron fue rescatar al animal y subirlo a bordo, donde le dieron agua y comida. «Estaba exhausta y a punto de ahogarse», comentó Luis, hermano de Enrique, quien a partir de ese momento, desde tierra, se encargó de distribuir fotos del can a través de las redes sociales, en busca de sus dueños y, de paso, de alguna posible explicación sobre cómo había podido llegar hasta allí.

Parecía un cruce de pastor con alguna raza cazadora y, según la describieron sus ángeles de la guarda, es joven, está cuidada y llevaba puesto un collar de paseo y otro antiparasitario. «No sabemos cómo ha podido llegar tan lejos; pensamos que se ha podido caer de algún barco, o se le ha escapado a alguien y se ha puesto a nadar desde la orilla, o la han abandonado así», se preguntaba Luis, antes de conocer el desenlace, que se produjo pocas horas después.

Por la tarde, al llegar a tierra apareció la solución al enigma. La familia la llevó a un veterinario, donde comprobaron que efectivamente la perra tenía microchip y en el mismo constaban los datos de los propietarios. Los llamaron para informarles y estos fueron a recogerla a la clínica. Según explicaron entonces, la estaban buscando desde por la mañana, tras escaparse de un chalé de la zona de Benajarafe y perderse, siempre según el testimonio de los rescatadores.

En la hemeroteca de SUR no aparecen referencias cercanas a casos similares en Málaga. Sí hay dos historias parecidas que ocurrieron en otros países. En un caso, que tuvo lugar en 2015 en Italia, un cachorro de labrador fue encontrado nadando en alta mar por miembros de un club náutico de Nápoles. El perro había caído al mar desde un ferry cuando viajaba junto a sus dueños. En otro caso, en Florida (Estados Unidos) en 2014, un hombre que remaba en un kayak rescató a otro can que nadaba muy lejos de la orilla. Había huido asustado tras el atropello mortal de su ama.

Fotos

Vídeos