Cosas de la Ciudad

Pérdida de agua y suciedad

Próximo al depósito se observa la caída de agua. /J.M.Molina
Próximo al depósito se observa la caída de agua. / J.M.Molina

Vecinos detectan la pérdida de agua «importante» de un depósito de Palma-palmilla

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAYMálaga

El agua es un bien escaso que hay que cuidar y administrar. Algo que hay que tener muy presente, pese a que haya quien parece no tener ningún reparo a la hora de malgastar el líquido elemento despilfarrándola de mala manera. Si el poco cuidado a la hora de utilizar este recurso proviene de un estamento público, entonces la cosa es más grave. José Manuel Molina es un ciudadano que se dirige a esta sección para contar que «hace unos días, dando un paseo por la zona del depósito de agua Palma-Palmilla, cercano al Asilo de los Ángeles y al Monte Coronado, observé que por un arroyo cercano al depósito corría agua, cuando en esta época estival nunca lo había hecho antes». Añade que «buscando el origen del agua llegué junto al depósito y pude comprobar que la pérdida de agua era importante, como mínimo unos cinco litros por minuto». «Hace nueve días que lo comuniqué a Emasa, pero el martes por la tarde continuaba saliendo el agua, que seguramente es potable».

Además de advertir de esta situación, este vecino da cuenta de que el camino de acceso al depósito «es utilizado para subir con los coches hasta donde han colocado ahora la barrera, mucho más arriba de donde estaba la anterior puerta que impedía el paso de los coches, con lo cual suben con los vehículos a tirar escombros, basuras de comidas, botellas, drogarse, etc» . Y se queja de que, a consecuencia de lo anterior, en ese lugar «hay muchos restos de basuras y de toallitas y papeles de limpiarse las partes íntimas y otros utensilios».

En el camino hay escombros y suciedad.
En el camino hay escombros y suciedad. / J.M. M.

Una situación que lamenta porque dice «ahora la tenemos que aguantar los vecinos porque ningún responsable toma medidas para que esto no ocurra». Y es que según argumenta, «en lugar de poner la barrera más abajo para que los coches no suban la han puesto más arriba perjudicando de esta forma a los vecinos y paseantes del Monte Coronado que tienen que ver y pasar junto a toda esa porquería». Añade que «además al depósito entran como quieren a pesar de haberlo vallado», por lo que sugiere que «al menos deberían poner cámaras de videovigilancia, pues un depósito de agua potable de la que beben los ciudadanos debería considerarse una instalación de alta seguridad». «No me extraña que cada vez haya más gente que no crea para nada en la gestión pública y que piensen que contra el abuso de poder en muchos casos no hay nada que hacer y que lo mejor es pensar que las uvas están verdes y dedicarse a otras cosas en lugar de perder el tiempo en denunciar cosas injustas». «Los ciudadanos no nos quejamos por gusto», concluye más que indignado.

Isabel la Católica: restos de cera y resbalones

La calle Isabel la Católica.
La calle Isabel la Católica.

José Mendía pide que los restos de cera que permanecen en la calle Isabel la Católica, en el barrio de la Victoria, sean retirados, pues señala que debido a ello se han producido algunos resbalones e incluso ha habido motocicletas que han patinado al pasar por allí. Según indica este ciudadano, dicha calle, próxima al Santuario de la Patrona de Málaga, la Virgen de la Victoria, fue remodelada hace ya un tiempo y se colocó un nuevo pavimento, quedando los vecinos satisfechos con la reforma realizada. Sin embargo señala que el paso de distintas procesiones hizo que quedaran restos de cera pegados en el suelo, por lo que pide que se baldee y se limpie. Para evitar que las ceras de las procesiones causen estos problemas, propone que se utilicen velas eléctricas que no manchen.

Fotos

Vídeos