Un pasillo realmente peligroso

Una mujer espera para cruzar por el Pasillo del Matadero./
Una mujer espera para cruzar por el Pasillo del Matadero.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

El nombre de Pasillo del Matadero no es que esté puesto por esta circunstancia que advierten algunos ciudadanos, aunque la situación creada pudiera parecerlo. Y es que colocarse en la esquina del puente del Carmen con el Pasillo del Matadero para enfilar la calle Plaza de Toros Vieja es bastante peligroso. Allí ves cómo los vehículos «te lamen los dedos gordos del pie» dada esa provisionalidad de años que llevamos con las obras del metro, y que ha convertido a esa avenida en un itinerario alternativo hasta no se sabe cuantos años más. Y el giro que deben realizar los vehículos que bajan a toda pastilla por el Pasillo del Matadero desde la avenida de la Aurora para tomar el puente del Carmen es de noventa grados y apenas hay espacio para situar los pies cuando uno va a cruzar hacia el otro lado. Además, unas vallas amarillas limitan el paso por la diminuta acera que hay junto al muro del río Guadalmedina. Así que el que pase por allí debe tener claro que o se protege adecuadamente sin sacar los pies de tiesto o acabará con los pies reventados por los coches en esa esquina del Pasillo del Matadero.

Paso de peatones habilitado en la zona.
Paso de peatones habilitado en la zona.

Un nombre que no le viene a esta calle por eso, sino porque a comienzos del siglo XVI se estableció allí «más allá de las anchoverías y percheles», el matadero para el abasto público de carne de la ciudad, según recoge la reseña histórica del Callejero del Ayuntamiento de Málaga. El matadero estuvo situado entonces en terrenos cedidos por el mar, en el delta del Guadalmedina donde hoy se encuentra esta calle (el río no estaba encauzado como ahora), y que junto a sus instalaciones, y por orden del Gobernador Marqués de Villafiel, se levantó una plaza para torear «a la jineta», como era costumbre en aquellos tiempos, espectáculos en los que también participaban algunos perros.

Plantas en el puente.
Plantas en el puente.

Puente del Carmen: una vegetación que brota en abundancia

En el puente del Carmen se aprecia que brota una exuberante vegetación. Una flora salvaje que crece allí y en el cercano puente de Antonio Machado. Algo de lo que ya advirtió un ciudadano puede llegar a causar daños importantes a esas infraestructura, pues según comentó , el crecimiento sin control de determinadas plantas que se caracterizan por su agresividad pueden llegar a dañar esos puentes. Expertos en la materia indican que tanto los ficus como los eucaliptos y la planta conocida como ‘tabaco moruno’ son algunos de los árboles con las raíces más agresivas tanto para el mobiliario urbano como para las aceras y las edificaciones. Y algunos de estos árboles se encuentran plantados en calles de nuestra ciudad. De ahí que el Ayuntamiento de Málaga, y en concreto el área de Parques y Jardines, haya iniciado la sustitución paulatina de algunas especies.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos