Paseo de la Mota: no hay bancos ni papeleras

Tramo de balaustrada de madera rota.
Tramo de balaustrada de madera rota. / Salvador Salas
COSAS DE LA CIUDAD

Vecinos piden que se instale mobiliario y que el recinto canino prometido se ubique en el parque Comandante Benítez

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Los vecinos de Guadalmar que frecuentan el Paseo de la Mota, en la desembocadura del río Guadalhorce, siguen reclamando que se instale en la zona mobiliario urbano, ya que aseguran existía antes pero a raíz de que acondicionaran el camino, de esto hace ya más de un año, no disponen ni de papeleras ni bancos donde sentarse. «Esto lo han convertido en una pista casi exclusiva para los ciclistas, y los peatones no tenemos donde sentarnos y tenemos que ir con precaución porque las bicicletas van a mucha velocidad», dice María Teresa Reinoso, una vecina de Guadalmar que aún espera que se instale ese mobiliario.

Suciedad en la zona. / Salvador Salas

«Cuando fue mejorado el paseo, las papeleras y los bancos que había en la zona desaparecieron, y los vecinos descubrimos sorprendidos poco después el antiguo mobiliario abandonado y oculto tras unas cañas», recuerda. «Entonces, Medio Ambiente de la Junta de Andalucía nos comunicó que no había dinero para volver a instalar el mobiliario urbano pero de esto ya ha pasado mucho tiempo y así seguimos». Y señala que el poco mobiliario que se instaló ya tiene muestras de evidente deterioro, como una balaustrada de madera que, según indica, «lleva rota más de un año».

Parque canino

Contar con un mínimo mobiliario urbano es una de sus principales reclamaciones. La otra, la instalación de un parque canino en la zona. Una petición que fue aprobada por el Ayuntamiento en mayo de 2016 tras una propuesta del grupo municipal Ciudadanos, pero que hasta la fecha no ha visto la luz. «Nuestra propuesta es que el recinto para perros se instale en el Campamento Benítez, ya que hasta el momento parece que no se le ha encontrado una ubicación idónea en la urbanización. De esta forma los vecinos tendríamos un lugar donde llevar a nuestros perros en una zona próxima, y de paso, al instalarse allí el recinto para llevar a nuestros perros, se le daría vida al propio parque del Campamento Benítez».

Y es que, según argumentan los vecinos de la zona, «en la urbanización Guadalmar se encuentra el mayor censo de perros de toda Málaga y hasta el momento no hay ningún sitio de esparcimiento para los canes que no sea el paseo de la Mota, por donde es complicado pasear con los perros debido al paso de los ciclistas».

Obra ofrecida como ejemplo.

Alameda Principal: escultura hiperrealista

El anuncio de que el Ayuntamiento proyecta una escultura hiperrealista en el arranque de la nueva Alameda cuando ésta sea semipeatonalizada no ha pasado desapercibida para los ciudadanos, algunos de los cuales se han dirigido a esta sección para mostrar su parecer, que en principio no es muy favorable. Así una ciudadana que se identifica como Nuria afirma que «la vena artística que surja nos da susto, visto los antecedentes», por lo que pide que sería mejor otra opción, y recurre a la popular frase que dice aquello de «virgencita, virgencita, que me quede como estoy».

Otro lector afirma que no es la primera vez que se recurre a algo similar, y pone como ejemplo la escultura que se instaló en el paseo marítimo de Antonio Machado, que no es de su agrado. Como saben, el Ayuntamiento prevé ubicar una obra que genere «sorpresa» al inicio del bulevar sur de la Alameda, frente a la entrada a la Alameda de Colón, que sirva como contrapunto a la reubicación del monumento al marqués de Larios, junto a la entrada a la calle Larios.

Fotos

Vídeos