Un pasaje sucio

Semillas y hojas cubren el suelo del pasaje./
Semillas y hojas cubren el suelo del pasaje.
COSAS DE LA CIUDAD

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

S i Amalia Heredia, décima hija del industrial Manuel Agustín Heredia, viera cómo está el pasaje que lleva su nombre en el distrito de la Carretera de Cádiz, no estaría contenta. Sobre todo si lo compara con la finca de La Concepción, donde está el Jardín Botánico, un bellísimo recinto que recibió como regalo de novios al contraer matrimonio con Jorge Loring.

Una vecina de ese pasaje, Ana, se dirige al periódico y dice estar «aburrida ya e impotente de no saber qué hacer para que pasen los señores de la limpieza a barrer una calle que lleva 4 meses sin que nadie retire las hojas y chorlitos de la caída de los árboles del pasado otoño». Asegura que «ese mismo tiempo llevo llamando al teléfono de Atención al Ciudadano, y cada vez me dan un número de incidencia nuevo, a ver si hay más suerte que el anterior, pero nada, no hay manera...». Y envía varias fotografías de ese pasaje peatonal que atraviesa el Carril de la Chupa hasta el parque Chiquito de la Calzada, y que ofrece esa imagen a quien a diario pasa por allí. «Tenía la esperanza estos días pasados que hemos tenido tanto viento de que se hubiera esparcido la suciedad, pero está tan arraigada que ni se ha movido», comenta.

«Ya ven ustedes, no hay derecho. Pasan los de la limpieza con el carrito y miran para otro lado. Ni ellos mismos son capaces de comunicar a su empresa para que lo limpien». «Espero que esta denuncia sea efectiva...O sólo me quedará barrerlo yo. No crean que lo he pensado alguna vez», concluye.

Suciedad en otro rincón del mismo enclave.
Suciedad en otro rincón del mismo enclave.

La limpieza de ese lugar lo agradecerán los vecinos de la zona. Y también Amalia Heredia, una mujer que, según cuentan los cronistas de la época, a diferencia de las mujeres de su tiempo no gustaba de las fiestas y de otros actos sociales, se caracterizó por su sensibilidad social y cultural, asumiendo el pago de médicos y medicinas para muchos malagueños enfermos y necesitados, y que se preocupó en recuperar la historia de la ciudad recolectando valiosas piezas arqueológicas, como la Lex Flavia Malacitana.

Fachada del Palacio.
Fachada del Palacio.

Palacio Episcopal: la imagen de Invader y todo lo demás

Tras la polémica surgida por la imagen de Invader en la fachada del Palacio Episcopal, un lector, José Ceballos Guerrero, dirige un escrito a esta sección en la que quiere hacer pública una consideración. «La fachada BIC está llena de cables por norte, sur, este y oeste, basuras en su base y 2 armarios adosados a la misma fachada que posiblemente sean de electricidad y telecomunicaciones. Y yo me pregunto: ¿De verdad lo más feo de la fachada es la gitana?; ¿no se les cae la cara de vergüenza a los técnicos y/o políticos por fijarse en lo último que llegó y que ha embellecido la fachada? ¿No multan a quienes pusieron esos cables y casetones y basuras en un Bien de Interés Cultural?». En opinión de este ciudadano, «doble rasero y ajustes de cuentas entre administraciones parece ser que mueven estas denuncias». Y envía una fotografía en la que aparece la fachada del Palacio Episcopal con la imagen de Invader y el resto de elementos que señala con flechas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos