Intenta orinar sobre unos agentes en comisaría tras ser detenido

Iba en un coche con otro hombre que se negó a someterse a la prueba de alcoholemia y simuló tocar la flauta con el etilómetro

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

En plena Comisaría de la Policía Nacional se bajó los pantalones y comenzó a orinar con la intención de hacerlo sobre los agentes. Así relataron las fuentes consultadas la situación que se vivió hace unos días en las citadas dependencias de Torremolinos, donde este hombre había sido trasladado junto a otro después de ser detenidos.

El suceso comenzó a desarrollarse sobre las dos de la madrugada en la avenida Sol, ubicada en la urbanización Torremuelle de Benalmádena. Allí se encontraban desplegados los agentes locales que estaban interviniendo en un accidente que había tenido lugar poco antes.

Fue entonces cuando uno de los policías observó como un turismo con matrícula extranjera se dirigía hacia el lugar donde estaba él, por lo que le hizo señas para que parara. Al parecer, el conductor no le hizo ningún caso y el agente hasta tuvo que apartarse para que no le atropellara el vehículo.

Avisó rápidamente a sus compañeros, que se pusieron delante del coche con la intención de detenerlo. Las fuentes relataron que el conductor hacía ademán de parar, pero que luego aceleraba para intentar huir del lugar de los hechos, algo que no logró gracias a que uno de los policías se metió por la ventanilla y quitó las llaves del contacto.

Al observar a sus ocupantes, dos hombres nacidos en los Países Bajos, vieron que presentaban síntomas de embriaguez, por lo que procedieron a informar al conductor, de 48 años, de que le iban a hacer la prueba de alcoholemia. Su sorpresa llegó cuando éste se habría negado en rotundo a someterse a ella, llegando a coger el etilómetro –el aparato que se emplea para realizar este tipo de test– y simular que tocaba la flauta con él, siempre según informaron las mismas fuentes.

Pero la actuación policial no acabó ahí. Como el otro hombre que iba en el coche, este de 53 años de edad, también presentaba síntomas de embriaguez, los agentes les explicaron que ninguno se podía hacer cargo del coche, por lo que la grúa municipal iba a trasladar el vehículo al depósito.

El copiloto, que era el propietario del turismo, habría dicho entonces que no se lo iban a llevar porque no le daba la gana y que él iba en su coche a donde quería. Mientras tanto, supuestamente, metía la mano en su bolsillo del pantalón, por lo que los policías procedieron a inmovilizare el brazo. Al cachearle, vieron que llevaba una navaja. Los agentes también revisaron el coche en el que iban los dos hombres, en el que encontraron un cuchillo y una pesa de las que se usan en los gimnasios.

Ante tal situación, los policías procedieron a la detención del conductor. Según afirmaron las fuentes, el hombre se habría resistido al arresto, por lo que varios efectivos tuvieron que actuar para reducirle.

Un agente tuvo que apartarse para evitar ser atropellado por el vehículo

También intervino el propietario del coche. Al parecer, comenzó a empujar a los agentes para impedir que éstos detuvieran al hombre que iba al volante del vehículo, siendo finalmente los dos arrestados.

El traslado

Cuando les trasladaron a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía ambos se habrían vuelto aún más agresivos. Las fuentes aseveraron que golpearon el mobiliario de las citadas dependencias y que no dejaron de insultar a los agentes.

Los policías incautaron dos cuchillos y una pesa de gimnasio que había en el coche

Fue entonces cuando el propietario del coche se bajó los pantalones y comenzó a orinar, supuestamente, intentando hacerlo sobre los agentes. Lo único que consiguió fue manchar las instalaciones.

Fotos

Vídeos