Arrestan al joven acusado de arrancarle parte de la oreja a otro de un mordisco en Málaga

Fotograma obtenido de uno de los vídeos que los testigos grabaron durante la reyerta. / Sur

Los testimonios e imágenes captadas por testigos han permitido a la policía detener también a un amigo de éste, que habría participado en la pelea

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

La Policía Nacional ha esclarecido la agresión a un joven estadounidense que perdió parte de la oreja derecha durante una pelea en el Centro de Málaga. Los investigadores han detenido en las últimas horas a dos hombres españoles que habrían participado en la reyerta, uno de los cuales, de 24 años, es el presunto autor del mordisco.

En la resolución del caso han sido claves los testimonios de testigos y las imágenes grabadas por algunos de ellos con sus teléfonos móviles. SUR ha tenido acceso a uno de esos vídeos (www.sur.es), que muestra cómo se desarrolló la pelea entre los dos arrestados, la víctima y su amigo, ambos militares norteamericanos que estaban en Málaga de vacaciones.

Los hechos sucedieron el pasado día 23 en la calle Santa Lucía. El vídeo, que dura un minuto y 41 segundos, capta con nitidez la secuencia de la pelea. En primer plano, se observa a uno de los turistas sujetando a su amigo, el que a la postre acabó perdiendo parte de la oreja. Enfrente, los ahora detenidos y una chica. La actitud de uno de ellos es desafiante –se escucha claramente cómo le grita «ven aquí, que te parto la cara»–, mientras que el otro parece invitar a su compañero a marcharse. Sin embargo, en un momento determinado, ambos acometen con agresividad a los estadounidenses, que retroceden; uno de ellos, con las manos siempre hacia delante, con un gesto claro de no querer pelea.

La novia de uno de los detenidos dijo a la policía que la víctima le hizo tocamientos en un pub

Cuando ya los han acorralado contra el lateral de un establecimiento, uno de los ahora detenidos lanza un puñetazo contra la víctima, que llega a perder el equilibrio. En ese momento, el otro arrestado le lanza una primera patada que le hace caer y, cuando se está incorporando, otra más. El joven norteamericano consigue rehacerse y acomete contra este último, haciéndole retroceder hasta la esquina con la calle Convalecientes, donde ambos se sujetan mutuamente e intercambian golpes, sumándose los otros dos implicados. El resultado, cuando unos y otros se separan, queda patente en los gritos de la gente: «¡La oreja!».

Tras la agresión, el joven que propina el mordisco es quien empieza a gritar «vámonos» mientras sostiene algo en la mano. Una testigo que los siguió cuando se marchaban vio cómo arrojaba en una alcantarilla el fragmento de oreja que le había arrancado a la víctima. Gracias a ella, la Policía Local pudo recuperar el cartílago y conservarlo en hielo para tratar de reimplantárselo, aunque el joven pidió el alta voluntaria en el Hospital Carlos Haya y manifestó que prefería operarse en su país.

La investigación recayó en la comisaría del distrito Centro, que logró poner nombre y apellidos a dos sospechosos, de 24 y 41 años, ambos españoles; se trata de dos trabajadores que residen temporalmente en Málaga. Tras su detención, la pareja de uno de ellos acudió a la policía y dijo que el origen de la pelea fue que la víctima le hizo tocamientos dentro de un pub, extremo que ahora investigará la policía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos