Ordenan arrancar veinte cipreses en el Paseo Miramar

Cipreses que deben ser arrancados, según el fallo de la Audiencia.
Cipreses que deben ser arrancados, según el fallo de la Audiencia.
Cosas de la ciudad

Un fallo judicial obliga a eliminar unos árboles ante la denuncia de una comunidad de vecinos

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Una resolución judicial de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Málaga de mayo pasado obliga a unos particulares a arrancar los más de veinte cipreses que tienen plantados en el lindero de su parcela, en el Paseo Miramar, 45, ante la denuncia presentada por una comunidad de vecinos colindante que los demandó porque las raíces habían invadido su propiedad y habían causado diversos daños junto a la piscina. El fallo judicial ha sorprendido a los propietarios de los cipreses, quienes en primera instancia fueron absueltos por un juzgado de la capital en 2015. No comprenden el giro que ha tomado el asunto al estimar ahora la Audiencia el recurso de apelación interpuesto por la comunidad de vecinos de edificio Don Wifredo. Ni que la resolución judicial recoja cuestiones como que los cipreses restan luz a las viviendas y determine que los árboles fueron plantados sin respetar las distancias que establece el Código Civil. «Se trata de unos cipreses de unos cuarenta años y de un asunto que viene de antiguo. En su momento nos ofrecimos a adoptar medidas para tratar de evitar las molestias que la comunidad sostenía que les causaba, como realizar una poda selectiva y cualquier otra intervención que contribuyera a paliar esas supuestas molestias, pero en ningún momento aceptaron nuestro ofrecimiento», indica Gerardo Moreno Chinchilla, uno de los demandados.

«Ahora nos hemos encontrado con este fallo judicial sorprendente que nos obliga a arrancar los cipreses después de que anteriormente un juzgado de la capital no estimara la demanda interpuesta por la comunidad», señala. Para cumplir con el fallo judicial los demandados han solicitado autorización al Área de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Málaga para proceder a la tala de los árboles, de gran porte. Pero hasta la fecha no han recibido contestación, por lo que consideran que existe «silencio administrativo» en esta cuestión. «No entendemos el fallo judicial, y menos aún que tengamos que eliminar unos árboles como estos, pues existe una normativa municipal que impide la eliminación de estos ejemplares y hacerlo puede tener consecuencia para nosotros», indican.

Fotos

Vídeos