La oposición se une en Málaga para rebajar la plusvalía por herencia

SUR

Los grupos de izquierdas y Ciudadanos exigen al equipo de gobierno del PP que la convivencia deje de ser obligatoria para acceder a las ayudas

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Los grupos políticos de la oposición en el Ayuntamiento de Málaga están dispuestos a crear un frente común para flexibilizar el acceso a las ayudas en el pago de la plusvalía para los cónyuges e hijos que heredan una vivienda. Para beneficiarse de estas bonificaciones de hasta el 95% es necesario que el heredero haya convivido con el fallecido al menos los dos años previos a su defunción y está obligado a no desprenderse del inmueble durante otros dos años. Además, el porcentaje del descuento varía en función del valor catastral del suelo, aplicándose el máximo legal (95%) cuando los ingresos familiares no superen en 1,7 veces el IPREM, que este año está fijado en 537,84 euros mensuales, o cuando el valor catastral del inmueble no supere los 100.000 euros (el 85% de las viviendas de la ciudad estarían por debajo).

Unos requisitos el equipo de gobierno del PP se muestra reacio a modificar, aunque la oposición pretende forzarle a hacerlo. El primer paso pretenden darlo hoy en la comisión plenaria de Economía sacando adelante la moción que lleva el PSOE pidiendo que la convivencia deje de ser obligatoria para obtener estas ayudas. Además del resto del bloque de izquierdas (Málaga Ahora, IU-Málaga para la Gente y el edil no adscrito Juan José Espinosa), los socialistas también contarán con el respaldo de Ciudadanos, aunque todos abogan por ir más allá de suprimir únicamente el requisito de la convivencia.

Quienes aún no han decidido su voto serán los populares, que de momento guardan silencio al respecto. No obstante, el pasado viernes el alcalde, Francisco de la Torre, eludía el debate escudándose en la reforma del impuesto que está tramitando el Gobierno central a raíz de que el Tribunal Constitucional sentenciara que no hay que pagar cuando se vende a pérdidas.

Pero una cuestión son las transmisiones por compraventa, en la que el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) tiene que abonarlo quien se desprende de un inmueble y donde la ley no contempla bonificaciones; y otras las motivadas por el fallecimiento de un familiar en las que, evidentemente, le toca pagar al heredero y para las que la Ley Reguladora de las Haciendas Locales contempla un descuento de hasta el 95% para cónyuges, padres e hijos. La normativa estatal no entra en detalles, de ahí que los ayuntamientos aprovechen el margen para introducir una serie de requisitos.

«No hablamos de eliminar el impuesto porque los impuestos son necesarios y una herramienta para los ayuntamientos, pero sí de mejorar las ayudas para que no se vean tan damnificados la inmensa mayoría de los malagueños», apuntaba el portavoz socialista, Daniel Pérez, quien también puso el acento en el tipo de gravamen que se aplica en Málaga, que es del 29%, sólo un punto del máximo fijado por ley. «No puede ser que una persona tenga que pagar 5.806 euros en concepto de plusvalía por un piso en el que el suelo tiene un valor catastral de 32.258 euros», remarcaba el edil del PSOE, citando el caso real de una persona que en 2014 heredó la vivienda de su padre, con el que ya no convivía.

Desde Ciudadanos también pretenden hacer valer su posición en el Ayuntamiento como socio de investidura del PP para forzar una rebaja en la plusvalía por herencia. «Nos vamos a sentar con el equipo de gobierno para hablar de las ordenanzas fiscales con la firme decisión de bajar impuestos, como hemos venido haciendo en estos dos años de legislatura, pero entendiendo que también es necesario un equilibrio presupuestario porque si se reducen los ingresos se baja el techo de gasto y, por tanto, hay menos inversiones», advirtió el portavoz de la formación naranja, Juan Cassá, quien abogó por ampliar la cobertura que actualmente se da a personas viudas y huérfanas a otros supuestos.

En esta misma línea se pronunciaba ayer la portavoz de Málaga Ahora, Isabel Torralbo, quien avanzó que su grupo «intentará mejorar» la moción del PSOE añadiendo otras casuística, como que se puedan beneficiar aquellos hijos que se han llevado a su padre a su casa para cuidar de él pero no pueden acreditar la convivencia en el domicilio paterno. Desde IU-Málaga para la Gente también inciden en la «injusticia que supone el requisito de la convivencia». «Llevamos pidiendo su supresión desde 2011 a través de enmiendas a las ordenanzas fiscales», recuerda su portavoz, Eduardo Zorrilla. Por su parte, el edil no adscrito, Juan José Espinosa, también propone aumentar el límite de renta para acceder a la bonificación del 95% o disminuir las ayudas a los valores catastrales más altos.

Juanma Moreno elude hablar de plusvalías

La ampliación hasta un millón de euros del mínimo exento en el pago del impuesto de Sucesiones para cónyuges e hijos que reciben una herencia, que se aplicará en Andalucía a partir de 2018, es «un paso adelante, pero no suficiente» para el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, quien se trata de «una cuestión de principios que un hijo no tenga que pagar por lo que es suyo». «Vamos a ir a por el 99% –con la nueva reforma estará al 95%– y también vamos a pedir un mínimo exento para hermanos y sobrinos», advirtió el líder de los populares andaluces durante su intervención ayer en la reunión interparlamentaria del PP celebrada en Málaga.

Moreno incidió en la necesidad de que la Junta siga rebajando el impuesto de Sucesiones, pero eludió pronunciarse sobre el otro impuesto, esta vez municipal, que penaliza a los cónyuges, padres e hijos que heredan una vivienda, como es el del Incremento sobre el Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), conocido como plusvalía. Durante el acto no estaba previsto un turno de preguntas, pero este periódico intentó posteriormente saber si desde el PP andaluz hay intención de impulsar alguna iniciativa para que los ayuntamientos eliminen los requisitos que exigen para acceder a las bonificaciones (convivencia previa con el fallecido, un tope del valor catastral e incluso los recursos económicos del heredero). La respuesta del partido fue que «ahora se va a por el impuesto de Sucesiones».

Fotos

Vídeos