La oposición en el Ayuntamiento resalta la falta de relevo en el PP

La oposición en el Ayuntamiento resalta la falta de relevo en el PP
La Casona del Parque

Todos los partidos, incluido Ciudadanos, estiman que De la Torre se presenta empujado por los suyos ante la caída del PPen las encuestas

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Mañana soleada de una semana blanca escolar, que está por torcerse con un gran frente lluvioso. En los jardines de Pedro Luis Alonso, también alcalde de Málaga, y de los que disfruta el regidor cuando mira el este desde su despacho, entonaba ayer su «sí quiero». La nube de periodistas y fotógrafos le tapaba cual enjambre mientras que los jubilados, que pasan los lunes al sol en el Parque para denunciar que sus pensiones suben un mísero 0,25%, empezaban a jalearse unos a otros para «reventarle» la rueda de prensa. Cuando se hubieron animado, llegaban tarde, y De la Torre subía con un paso ágil por la rampa lateral del Ayuntamiento. Uno de los suyos espetaba:«¿Yestos son nuestros mayores? Desde luego...».

Al lado, la conocida Maite Aguilar, que se encara con el alcalde un pleno sí, y otro no, ponía la guindilla:«Yo lo sabía porque son muchos años con un peso pesado en lo alto. En el próximo pleno me va a oír». Los hechos se sucedían así, en la calle, con ese toque tan español de comedia, que bien parecía el guión de una película de Berlanga.

«Es un partido sin rumbo en los sondeos;ahora es nuestro momento» Dani Pérez. PSOE

Arriba, en la segunda planta, la oposición no se mostraba especialmente sorprendida. «Más de lo mismo», decía uno de ellos antes de subirse al ascensor con reuma del ala este, al que están a punto de darle el pase. En Ciudadanos, otro exponía socarrón que había ganado la porra gracias a la decisión del alcalde y que comería convidado.

Curiosamente, u obviamente, según gustos, la oposición coincidía ayer en sus planteamientos haciendo hincapié en la falta de relevo y de alternativa entre los populares, que tienen que seguir contando con un político que para cuando acabe su mandato en 2019 llevará exactamente 19 años gobernando. En general, apuntaban que se presenta empujado por los suyos para intentar salvar el desplome del PP en las encuestas.

«O bien no hay relevo en el PP, o el que hay no le gusta al alcalde» Ysabel Torralbo. MÁLAGA AHORA

Ymientras algunos hacían llamadas a los suyos para no salirse del argumentario, otros como el líder de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, se lanzaba sin refuerzos diciendo que la decisión de De la Torre sólo se obedece a que el PP«se agarra un clavo ardiendo» ante el rumbo tan negativo de los sondeos. No dudaba, y ahí parecía hacer frente común extrañamente con la mujer del regidor, Rosa Francia, en que volver a presentarse no le iba a hacer justicia, y añadía que para salvar los muebles los resultados pueden acabar siendo muy malos para él. «De la Torre es un alcalde agotado y sin modelo de ciudad y con sus grandes proyectos estancados», zanjaba.

Zorrilla, al igual que otros, recordaban el final del otrora alcalde socialista Pedro Aparicio, con la diferencia de que éste decidió no presentarse una vez más. Los populares ya han dicho más de una vez, entre bambalinas, que De la Torre quemaría las naves si seguía como alcalde hasta final del mandato sin hacer el oportuno relevo. «El eterno aspirante», que decía guasón el exportavoz de IU Pedro Moreno Brenes de Elías Bendodo. «Tendrá usted nietos y De la Torre seguirá de alcalde», le escuchamos en más de un pleno.

«Somos el partido del relevo sin aspavientos, sin políticas radicales» Juan Cassá. CIUDADANOS

Con su decisión, De la Torre será el que pilote la nave popular directo a las elecciones municipales de 2019, y está por ver cómo será la singladura, si llega finalmente a buen puerto o zozobra. Hace escasos días su exjefe de Protocolo Rafael Illa afirmaba en un almuerzo con el Cuerpo consular, al que asistía el interesado, lo siguiente:«El alcalde quiere ser longevo y eterno». Con este guiño dejaba caer de antemano su decisión.

En el pasado cumpleaños del alcalde, 21 de diciembre para ser más exactos, con palmera Kiki del PSOE, esta sección sugería que el regidor emulaba a Giorgio Napolitano (expresidente de la República italiana), que dimitió cuando le pareció oportuno;o al mismo Fraga Iribarne. La edad de retirada de ambos, 89 años. El alcalde cuenta ahora con 75. Ese día, su edil más longeva en el cargo, Teresa Porras, lo pronosticaba:«Se vuelve a presentar. Ya lo verás». No se equivocaba.

«Volver a presentarse no le va a hacer justicia, es un alcalde agotado» Eduardo Zorrilla. IU

Tras las declaraciones del primer edil, en Málaga Ahora se tomaban con cierta guasa ‘la renovación de votos’ de De la Torre y lo achacaban a la «penosa falta de relevo del PP», explicando que «o bien no existía, o el que había (por Bendodo) no le gustaba al alcalde», apuntaba Ysabel Torralbo, que iba más allá explicando que tenía toda la pinta de que se iba a presentar y no iba a acabar el mandato. Ya empiezan las especulaciones.

Tanto en el PSOE como en Ciudadanos, además de las críticas por el agotamiento del proyecto, que era el soniquete común, aprovechaban para presentar su alternativa. Para el portavoz socialista Dani Pérez es el momento del PSOE para proyectar una Málaga moderna, y añadía que les daba igual que el candidato fuese otra vez De la Torre. En la misma línea, el líder de Ciudadanos, Juan Cassá, situaba a su partido como «la alternativa sin aspavientos y sin políticas radicales». Yaunque afirmaba Cassá que en lo personal le tiene aprecio al regidor, lamentaba que el culebrón de la sucesión haya distraído la acción de gobierno de los últimos meses sin unos presupuestos aprobados.

En Podemos, la noticia se la tomaban a chirigota. «Hombre, yo quería enfrentarme a Bendodo, que por lo menos es de mi edad;no quiero abusar de la gente mayor», apuntaba irónico el edil no adscrito Juanjo Espinosa. En contraposición, en el ala oeste, el portavoz popular Carlos Conde argumentaba que es una gran noticia porque el PP, que ha transformado la ciudad, tiene ya al mejor candidato; y ponía sus ojos sobre la oposición, que tendrá que poner cara y nombre propio a sus candidatos. A un año y cuatro meses empieza la cuenta atrás.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos