La oposición critica el «balance triunfalista» del alcalde sobre la Feria

El Centro Histórico, durante el último día de feria. :: salvador salas/
El Centro Histórico, durante el último día de feria. :: salvador salas

Vecinos del Centro califican las fiestas de «barbarie» y «temeridad» en seguridad y las peñas critican el ruido generado por las discotecas

PATRICIA PINEDA MÁLAGA.

Frente al balance ferial en positivo efectuado la víspera por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, el portavoz del grupo socialista, Daniel Pérez, defendió ayer «la feria tradicional», es decir, dos recintos, el del Real y el Centro Histórico, con críticas al equipo de gobierno. Daniel Pérez recalcó que los barrios han sido «los grandes olvidados» durante la feria. «La limpieza ha disminuido, la recogida de muebles ha sido insuficiente, y el baldeo ha sido inexistente», aseguró. La EMT también ha sido objeto de críticas. «La afluencia de buses ha sido a veces inexistente en algunas barriadas, y en otras había que esperar incluso 50 minutos», afirmó el también edil socialista Salvador Trujillo.

Por lo tanto, el portavoz del PSOE afirmó rotundamente no compartir el «balance triunfalista» del alcalde, pues como explicó Trujillo, hay varias problemáticas respecto a la feria que requieren solución, como el 'macrobotellón'. «Se ha advertido la presencia de menores consumiendo alcohol en la calle ante la presencia policial, o la venta de hielo en plena calle», afirmó Trujillo, que también denunció la falta de aseos, lo que ha desencadenado que por muchas calles «no se pueda caminar por culpa del mal olor». «Las estimaciones económicas que tenemos no son tan positivas como las ofrecidas por el alcalde, que ha hecho un corta y pega al balance del año pasado», añadió Daniel Pérez. Por último, Salvador Trujillo explicó la necesidad de transformar el modelo de Cortijo de Torres en un sistema con casetas fijas donde se mantengan las tradiciones: «Las casetas deben conservar ese espíritu festivo que las animó y las ha mantenido a flote durante tanto tiempo».

Por su parte, Málaga para la Gente también hizo mención ayer al balance realizado por Francisco de la Torre, calificándolo de «grandilocuente». Eduardo Zorrilla señaló en un comunicado que su grupo apuesta por «una feria de calidad, con un fuerte peso de la cultura, basadas en el cuidado de la cultura autóctona y la gastronomía malagueña». Para la coalición de izquierdas han sobrado «gastos superfluos», y opinan que debía de haberse dando mayor cabida a los artistas malagueños. Además, afirmaron que «ha faltado más recursos necesarios para mejorar en calidad o limpieza». Zorrilla ha llamado a «hacer un esfuerzo por mantener un ambiente más tranquilo, con mayores cuidados, alejándonos del olor a orines, del ruido estridente, y del botellón descontrolado». Además, el portavoz de Málaga para la Gente criticó el «modelo de feria del PP», argumentando que «se aleja» de las propuestas de los grupos de izquierdas. «Málaga es una ciudad agradable donde se puede fomentar una feria que proyecte una imagen de calidad propia de las ciudades mediterráneas, abierta y cosmopolita», concluyó.

Desde la Asociación de Vecinos del Centro Antiguo de Málaga volvió a calificar la feria, un año más, como «una barbarie», y una «temeridad con lo que está cayendo sobre seguridad». El presidente de la gestora de la asociación, Alfonso Miranda, destacó en unas declaraciones a Europa Press que «todo el que puede» de los 50.000 residentes, se va «exiliado» del casco antiguo durante la semana de fiestas. Respecto a las plazas con música del centro, que el PSOE calificó como «triunfo», los vecinos lo valoran como algo «absolutamente negativo». «Poner puntos de música en directo hace que haya mucha gente, con la que está cayendo sobre seguridad. El que viva allí tiene que estar aguantando desde las 10.00 hasta las 18.00 horas», sostuvo Miranda, que además confesó que lleva ocho años teniéndose que ir de su casa durante esta semana.

Por todo esto, la Asociación de Vecinos del Centro Antiguo de Málaga ha solicitado al Ayuntamiento «que cumpla la ley», porque no están dejando «más salida que los tribunales». «Somos 5.000 vecinos, y hace diez años éramos 15.000. Nos van echando poco a poco. Todo el que puede económicamente se va, y el que no se queda enclaustrado esperando a que escape», concluyó Alfonso Miranda.

Las peñas, contra el ruido

Los peñistas calificaron de «positiva» esta edición de la Feria de Málaga, donde han notado «más afluencia», aunque reiteraron que, pese a ello, aún queda entre «los problemas» a solucionar «el ruido horrible de las discotecas». El presidente de la Federación Malagueña de Peñas, Miguel Carmona, explicó que pese a que los primeros días la feria ha estado marcada por la huelga de taxis, lo que ha podido repercutir en la asistencia de personas al real de Cortijo de Torres, la valoración general es buena, con «más asistencia, más número de caballos, más organización y más entretenimiento». No obstante, añadió que «hay que mejorar muchas cosas todavía», recalcando en concreto en «el ruido de las discotecas». «Estos ruidos de discotecas no se pueden soportar en la Feria, hay que controlarlo», afirmó en unas declaraciones para Europa Press, añadiendo que en las casetas familiares de al lado de las discotecas los asistentes estaban comiendo y se tenían que ir porque el ruido no se podía aguantar.

Por otro lado, Carmona quiso valorar el trabajo del Ayuntamiento para poner aún más en valor el Cortijo de Torres, e hizo hincapié en que frente «al vacío» de personas que había anteriormente entre las 12.00 y las 14.00 horas, ahora «se ve más tránsito», por lo que «estamos mejorando en todo».

Más

Fotos

Vídeos