El mal olor inunda Málaga

Operarios de Limasa desatascan uno de los desagües de la red de alcantarillado/Fernando González
Operarios de Limasa desatascan uno de los desagües de la red de alcantarillado / Fernando González

Las tormentas apenas dejan 27 litros por metro cuadrado, suficientes para causar balsas en las calles, inundar casas y remover residuos en las tuberías, lo que provocó un fuerte hedor

FRANCISCO JIMÉNEZ y IGNACIO LILLOMálaga

Las primeras lluvias del otoño refrescan el ambiente y suelen traer ese evocador aroma a tierra mojada, pero no siempre es así, como ayer quedó de manifiesto en Málaga. Porque la primera descarga de las nubes en los últimos seis meses hizo aflorar las carencias de la red de alcantarillado de la ciudad, provocando incluso un fuerte hedor al remover residuos en las tuberías. Afortunadamente, los 27 litros por metro cuadrado que cayeron no fueron suficientes para que reinara el caos, pero los 15 litros concentrados en apenas diez minutos sí que bastaron para volver a evidenciar las debilidades que todavía padece la capital. Estas pasan fundamentalmente por la ausencia de grandes colectores que canalicen las aguas en las zonas más bajas y, sobre todo, las deficiencias de una red de alcantarillado que no está dimensionada para evacuar el caudal en los barrios más antiguos de la capital, donde las aguas fecales y las pluviales comparten tuberías. (Mira la previsión para los próximos días: suben de nuevo las temperaturas en Málaga)

Principales datos

72
litros por metro cuadrado se recogieron en Pujerra, el mayor dato de la provincia durante el episodio.
29
litros por metro cuadrado se habían recogido en la capital (al cierre de esta edición); 15 de ellos en sólo diez minutos.

Lejos de ser una excepción, esta circunstancia se da en la mitad de la ciudad y es uno de los causantes de que algunas calles se aneguen cada vez que llueve con fuerza porque las canalizaciones no tienen capacidad de drenaje. Y también de que con las precipitaciones de ayer se removieran los residuos sedimentados en las tuberías, con lo que se desprendió un fuerte hedor que se extendió por buena parte de la ciudad, desde Ciudad Jardín hasta Bailén-Miraflores, pasando por Carretera de Cádiz, El Palo y parte del Centro.

En los últimos años, el Ayuntamiento ha avanzado notablemente en la separación de redes, dándole prioridad a los puntos más conflictivos, que son aquellos en los que confluyen las escorrentías de las aguas pluviales de distintas zonas. Se han corregido problemas en Pedregalejo, El Palo, Huelin, Ciudad Jardín, Churriana, Guadalmar, Campanillas y Puerto de la Torre, pero aún le queda trabajo por delante. Trabajo y dinero, porque las actuaciones proyectadas por Emasa para duplicar las canalizaciones, crear nuevos colectores y renovar las tuberías más antiguas requieren una inversión que ronda los 30 millones de euros.

«Debemos ser mas sólidos en todas las instalaciones, que la ciudad aguante más las lluvias intensas. Ahora tenemos que trabajar en separar el agua de pluviales del agua residual para que no entre tan pronto en carga, y a eso nos estamos aplicando. La ciudad ha avanzado mucho en ese sistema separativo, pero aún queda mucho por hacer», reconocía ayer el alcalde, Francisco de la Torre. Desde el PSOE no tardaron en afearle que «la ciudad no esté preparada». «No ha caído mucha agua, pero la suficiente para colapsar la ciudad y evidenciar la dejación por parte del equipo de gobierno», denunciaba el portavoz socialista, Daniel Pérez.

Además

Se registraron problemas en la capital, pero también en otros puntos de la provincia. Las precipitaciones, además de dar un respiro en los cultivos y en los embalses, provocaron unas 70 incidencias entre viviendas y locales anegados, interrupciones en el suministro eléctrico, cortes de carreteras y accidentes, destacando el rescate de dos hombres que se vieron sorprendidos por el fuerte aguacero: un vecino de Torrox que quedó atrapado en su vehículo por la crecida de un arroyo y un varón que estaba pescando en el roqueo de la playa de Huelin de la capital y cayó al agua.

Aguacero por sorpresa

La tromba de agua y la tormenta eléctrica que sorprendió a la provincia durante la madrugada, que fue más fuerte de lo que inicialmente estaba prevista, dejó acumulados de más de 70 litros por metro cuadrado en el interior, sobre todo en la Serranía de Ronda, según los datos disponibles en la red Hidrosur. La mejor noticia es que llovió con intensidad en la cuenca de los embalses, lo que repercutirá en una mejora general de las reservas hídricas. De este modo, en el de La Concepción, que abastece a la Costa del Sol, ya llevan 50 litros, según el servicio de gestión dependiente de la Consejería de Medio Ambiente. También se han recogido unos 25 litros en Casasola y El Limonero; y 24 en el río Guadalhorce en Cártama, donde se encuentra el azud de Aljaima que también abastece a Málaga.

En la ciudad se ha registrado una tromba de 20 litros por metro cuadrado en sólo una hora, entre las siete y las ocho. El pico de precipitación, según Aemet, fue de 15 litros en sólo diez minutos en el Puerto de la capital, y hasta 26 litros en 45 minutos en el mismo punto.Ello provocó inundaciones del viario en las zonas próximas al mar, concretamente en la calle Pacífico, donde es difícil circular, al parecer al haber reventado varias alcantarillas; Carretera de Cádiz, zona de Huelin y calle Princesa. También se inundó la calzada en la avenida de la Aurora, entre otras. La cantidad de lluvia caída complicó el acceso a los colegios y el tráfico durante toda la mañana.

Las precipitaciones provocaron complicaciones en algunos puntos de la red viaria principal. Según informaron desde el Centro de Gestión del Tráfico, las mayores incidencias se produjeron en la entrada a Málaga por Cerrado de Calderón desde la A-7 donde, a las 9.00 horas, las retenciones se prolongaban desde el kilómetro 245 al 254. También hay tráfico lento en la A-357 en la zona universitaria y el PTA, en ambos sentidos; y en la Ronda Oeste de Málaga, en la MA-20, donde en sentido Torremolinos se registraban unos tres kilómetros de retenciones (túnel de Carlos Haya), y en sentido Málaga otros tres en la zona próxima a Guadalmar.

Fotos

Vídeos