Olías: las basuras, por los suelos

Basuras desperdigadas en Olías.
Basuras desperdigadas en Olías. / Virginia Champenois
COSAS DE LA CIUDAD

El cambio de ubicación de unos contenedores es motivo de queja de los vecinos

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

El cambio de ubicación de unos contenedores de basura en Olías no ha sido bien acogido por los residentes de este núcleo perteneciente al distrito de El Palo. Los vecinos no se muestran satisfechos con la explicación ofrecida por Limasa de que el cambio obedecía a motivos de seguridad y sostienen que la actual ubicación constituye un riesgo para el medio ambiente.

Una de las vecinas de la barriada, Virginia Champenois escribe al periódico y dice que los vecinos están indignados «porque desde hace dos meses Limasa ha decidido quitar los tres contenedores de basura orgánica que teníamos en la plaza del colegio de Olías pueblo (calle Norte s/n)». Añade que «el cambio llegó con un cartelito pegado a la pared, «por motivos de seguridad» y se nos avisaba que a partir de ahora debíamos usar los contenedores situados en la carretera principal a ambas entradas del pueblo».

Desnivel de 30 metros

Agrega esta ciudadana que «si conocieran el pueblo, sabrían que la carretera principal no es donde reside la gente sino en la parte baja con un desnivel de 30 metros por calles estrechas lo que hace prácticamente imposible a ningún vecino que no tenga vehículo subir andando a diario con bolsas de basuras». Y dice que «se ha intentado razonar con la empresa y se consiguió que reanudarán la recolección en el mismo sitio de la plaza los martes y viernes pero vienen con un camión pequeñito y escobas y seguimos sin contenedores». Según manifiesta, «hasta hoy no hemos conseguido entender las razones «de seguridad» que motivaron ese cambio. (Se rumorea que un conductor novel en la zona se quejó de la maniobra de bajada/entrada a la plaza)». Y envía fotos de la situación que asegura los vecinos vienen sufriendo a diario a raíz del cambio de ubicación. «Imagínese el panorama por la mañana después del paso de los animales nocturnos y de los olores y plagas que empezamos a sufrir debido al calor». Y es que señala que la actual ubicación supone «un riesgo para el medio ambiente y la salud pública, y una vez más nos sentimos totalmente ignorados por las autoridades.

Latas y suciedad en calle Sayalonga.

La Pelusa: abandono de la calle Sayalonga

La calle Sayalonga, en el barrio de La Pelusa, está muy abandonada, según denuncia un lector, quien envía al periódico varias fotografías y asegura que por allí no pasan a limpiar «desde hace 8 meses». «La dejadez es visible, y si luego se quejan de suciedad y poco mantenimiento, de incendios, con toda la razón. Hay condones, garrapatas, basura etc.. En la junta de distrito se va a decirlo y ni caso», escribe.

Fotos

Vídeos