Dos oftalmólogas malagueñas, únicas en España con el prestigioso título europeo FEBO

Ana Morales y María Isabel Pérez, ayer en una consulta de oftalmología del Materno. /Ñito Salas
Ana Morales y María Isabel Pérez, ayer en una consulta de oftalmología del Materno. / Ñito Salas

Las doctoras María Isabel Pérez Cabeza y Ana Morales Becerra superan en París un duro examen sobre oftalmología pediátrica y estrabismo

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Las oftalmólogas malagueñas María Isabel Pérez Cabeza, de 36 años, y Ana Morales Becerra, de 31 años, son las únicas en España que cuentan con el FEBO, un prestigioso título europeo logrado tras superar en París, el pasado 4 de mayo, un duro examen sobre la subespecialidad de oftalmología pediátrica y estrabismo. Esa titulación, que solo poseen cinco oftalmólogos europeos, supone un reconocimiento internacional con grado de excelencia de los conocimientos y permite acceder a puestos de trabajo relacionados con la oftalmología pediátrica y el estrabismo en toda Europa.

«Haber aprobado el FEBO supone para nosotras haber superado un reto personal muy difícil. Este título lo tienen muy pocos oftalmólogos. El esfuerzo que hicimos mientras nos preparábamos para la prueba se ha visto recompensado», explicó María Isabel Pérez ayer a este periódico. «Fue un examen muy complejo, con una parte teórica integrada por 375 preguntas, y otra oral, compuesta por cuatro pruebas de 15 minutos de duración cada una. Y todo escrito y hablado en inglés», puso de manifiesto Ana Morales.

El FEBO es un título otorgado por la Junta Europea de Oftalmología (EBO), la Asociación Europea de Estrabismo (ESA) y la Sociedad Europea de Oftalmología Pediátrica (EPOS). Los examinadores, tanto de la parte teórica como de los ejercicios prácticos, son oftalmólogos de reconocido prestigio internacional en el campo de la estrabología o de la oftalmología pediátrica y miembros de la Asociación Europea de Estrabismo o de la Sociedad Europea de Oftalmología Pediátrica, respectivamente. Para obtener el título hay que aprobar al menos el 70 por ciento del examen escrito y el 60 por de cada una de las partes de la prueba oral.

Pese a que este título es muy valorado en Europa y que los requisitos para poder presentarse al examen son muy exigentes, en estos momentos no hay ningún apartado en la bolsa de trabajo del SAS o de la oferta pública de empleo de la Junta de Andalucía que tenga en cuenta ese reconocimiento europeo. En cambio, sí es tenido en consideración en otras comunidades españolas.

Ana Isabel Pérez y Ana Morales hicieron la especialidad de oftalmología en el Hospital Regional Carlos Haya. La primera acabó la residencia en 2010 y la segunda, en 2015. La doctora Pérez Cabeza trabaja en la unidad de oftalmología pediátrica del Hospital Materno con un contrato de interinidad. Asimismo, ejerce como oftalmóloga en la sanidad privada, en una consulta que tiene en su Ronda natal. Por su parte, la doctora Morales trabaja en el Hospital Comarcal de Motril con un contrato al 50 por ciento (cubre una reducción de jornada de otro profesional de la oftalmología). Antes de ello, se formó durante dos años en oftalmología pediátrica y estrabismo en el Hospital San Joan de Deu de Barcelona. Cuando acabó ese periodo le ofrecieron que se quedara, pero rechazó la propuesta porque prefería volver a Málaga. «Estuve dos años en Barcelona para mejorar mi conocimiento. Para pagarme el máster, trabajé cobrando 1.000 euros al mes en mi estancia en Cataluña», indicó Ana Morales, que también ve pacientes en una consulta privada de Málaga.

Estas dos oftalmólogas malagueñas quieren afianzar su carrera profesional en la sanidad pública andaluza. Ana Isabel Pérez está satisfecha de haber logrado una interinidad en el Materno, mientras que Ana Morales confía en que a corto plazo el SAS le ofrezca un contrato en ese hospital malagueño. Contar con el título FEBO es el aval de la capacidad y de los conocimientos de ambas.

Temas

Sas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos