Ofrece a unos policías de paisano hacerse socios de un club de cannabis y acaba detenido

Los agentes formaban parte de un dispositivo de vigilancia del establecimiento, en una operación que acabó con otro arrestado más en la capital

ÁLVARO FRÍAS / JUAN CANO MÁLAGA.

Agentes de la Policía Local de Málaga han detenido a dos personas, a una de ellas tras ofrecerles hacerse socios, en una intervención contra un club de cannabis situado en la Avenida de Velázquez de la capital. En el operativo, además de los arrestos, se han intervenido numerosas bolsitas con marihuana, dinero en efectivo y varios carnets de socios, según informaron las fuentes consultadas. Los hechos tuvieron lugar hace unas semanas. Sobre las nueve de la noche, una llamada anónima alertó a los agentes del Grupo de Investigación y Protección para que acudieran a la citada vía malagueña, donde había un local del que emanaba un fuerte olor a marihuana.

Una vez que llegaron a la dirección indicada, el olor no pasó desapercibido para los agentes. La puerta de acceso al local estaba cerrada y junto a ella había un intercambiador con cámara para vigilar la entrada desde el interior, según explicaron las mismas fuentes.

Los agentes de la Policía Local, que prestaban servicio vestidos de paisano, establecieron un dispositivo de vigilancia. Así fue como, pasados unos minutos, vieron como llegó al local una joven. Al parecer, ésta se bajó del coche y, de forma apresurada, tras mostrar un carné a la cámara y abrirse una de las puertas, se volvió a subir en el vehículo introduciendo algo en el monedero. Luego se marchó.

La actitud de la joven llamó la atención de los agentes, ya que estaba nerviosa y vigilante. Por ello y ante la sospecha de que pudiera haber adquirido algún tipo de sustancia estupefaciente, decidieron seguirla.

Le dieron el alto en Avenida Andalucía, donde procedieron a identificarla. Las fuentes consultadas por este periódico aseguraron que la joven admitió a los agentes que acababa de comprar marihuana a un hombre en el establecimiento, del que se había hecho socia. Supuestamente, contó a los policías locales que en la asociación le habían comentado que todo era legal y que, si se asociaba, podría consumir en el interior del local y comprar sustancias para su consumo sin límite alguno.

Comprar marihuana y hachís

Con esta información, los agentes se dirigieron al local, con el objetivo de inspeccionarlo y de localizar al presunto vendedor. Una vez allí, dos policías locales aprovecharon que un joven salía del establecimiento para situarse entre las dos puertas de acceso que había.

Fue entonces cuando un joven, que acabó detenido, les dijo que para entrar se tenían que hacer socios por 20 euros anuales, lo que les daría la posibilidad de comprar marihuana y hachís, pudiendo consumirlo allí, siempre según indicaron las mismas fuentes.

En un momento dado, se accionó la segunda puerta y el resto de agentes aprovechó el momento para acceder al establecimiento, identificándose como policías locales. El responsable del local habría dado su permiso para un registro del mismo, encontrando las sustancias estupefacientes y diversos efectos. Además, se levantaron varias actas por consumo y posesión a varios jóvenes.

Al parecer, durante el registro se personó en el lugar un joven que decía ser el propietario. Éste, también acabó detenido en la operación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos