La oferta de empleo de la Diputación sólo puntúa la experiencia en el sector público

Gonzalo Sichar y Teresa Pardo, en la rueda de prensa. :: sur
Gonzalo Sichar y Teresa Pardo, en la rueda de prensa. :: sur

Ciudadanos amenaza con hacer valer su posición de socio de investidura para exigir al PP que todos los aspirantes a las bolsas de empleo concurran «con verdadera igualdad»

FRANCISCO JIMÉNEZ MÁLAGA.

Unas diez mil personas aspiran de momento a las 470 plazas ofertadas por la Diputación para optar a ser funcionario interino o personal laboral temporal. De momento, porque el plazo para la segunda convocatoria (300 puestos) para la constitución o ampliación de bolsas de empleo del ente supramunicipal permanece abierto hasta hoy y porque todavía siguen llegando solicitudes de la primera fase presentadas a través de otras administraciones. Con tanta demanda, entrar en alguna de las bolsas (auxiliar administrativo, trabajador social, auxiliar de clínica, arquitecto, informático, delineante, economista o abogado, entre otras) se antoja complicado, pero más aún para quienes no tengan experiencia en el sector público, ya que las bases de los procedimiento de selección, aprobadas por decreto del presidente, Elías Bendodo, sólo valora la trayectoria de quienes hayan ejercido en la Administración.

El sistema para la provisión de estas plazas será el de concurso-oposición. Así, los aspirantes tendrán que superar primero una oposición, compuesta por un examen teórico (tipo test) en el que se conceden hasta 30 puntos y otro práctico con una puntuación máxima de 40. Hasta ahí, todos los candidatos acudirán con las mismas opciones de aprobar, pero el panorama cambia cuando se pasa a la fase de concurso, en la que se otorgarán dos puntos por cada año o fracción de seis meses de servicios prestados en cualquier administración pública, hasta un máximo de 30 puntos. Si es en el sector privado, nada. Esta situación fue ayer denunciada por el portavoz de Ciudadanos en la Diputación, Gonzalo Sichar, quien exigió a Bendodo (primero en persona y luego públicamente a través de una rueda de prensa) la paralización del procedimiento y la modificación de las bases para «garantizar verdadera igualdad para todos los aspirantes». Por ahora, el gobierno del PP no tiene intención de cambiar el sistema, aunque la formación naranja pretende hacer valer su posición de socio de investidura para «presionar por otras vías».

«Agencia de colocación»

«No vamos a permitir que la Diputación siga siendo una agencia de colocación. No vamos a ser cómplices de este abuso. Hay personas que disponen de las preguntas de exámenes anteriores y otras que no, de forma que el personal ajeno a esta casa tiene menos información que quienes ya trabajan en la Diputación», advirtió Sichar, para quien este criterio de selección «va a permitir que gente que haya entrado a dedo y por la puerta de atrás hace años pueda acceder como interino y, más adelante, pasar a fijo mediante un proceso de consolidación». En este sentido, el portavoz de Ciudadanos auguró que los exámenes «serán muy fáciles», por lo que la criba estará en la experiencia en el sector público, de forma que «se tirará a la basura toda experiencia profesional en el ámbito privado».

Desde el equipo de gobierno del PP no quisieron hacer valoraciones, limitándose a señalar que la convocatoria responde a la necesidad de que personal que ya ha trabajado para la Diputación de forma temporal puedan acreditar que han pasado un proceso de selección cumpliendo así las exigencias recogidas en la Ley de Presupuestos del Estado.

Fotos

Vídeos