Lina, la lotera de La Biznaga: «Nunca imaginé que yo daría el Gordo»

Catalina Durán, muy emocionada../Salvador Salas
Catalina Durán, muy emocionada.. / Salvador Salas

Catalina Durán ha repartido 128 millones de euros en su administración de calle Mármoles. «Cuando mi hijo me ha dicho que el Gordo terminaba en 98, le he preguntado: ¿No será el 71198?, y me ha contestado que sí»

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Catalina Durán ha repartido más de 128 millones de euros en su administración de calle Mármoles en el sorteo de este año de la Lotería de Navidad. «Cuando mi hijo me ha dicho que el Gordo terminaba en 98, le he preguntado: ¿No será el 71198?, y me ha contestado que sí»

«Es la primera vez que doy un premio tan importante en el sorteo de Navidad», asegura emocionada Catalina Durán, administradora de ‘La Biznaga’, en calle Mármoles, que ha repartido nada más y nada menos que 128 millones de euros en Málaga capital. Está prácticamente segura de que el Gordo lo ha vendido por ventanilla, a la gente del barrio. “Es gente normal muy necesitada, por lo que seguro que le ha venido muy bien a los agraciados”, ha declarado Durán, que lleva más de 25 años al frente de la administración número 59 de la capital.

También recuerda, dentro del nerviosismo del momento, que algunos décimos, en concreto 70, se llevaron al área de Movilidad del Ayuntamiento de Málaga y otros tantos a la panadería ‘El peso de la harina’, abierta recientemente, además de a un gimnasio.

La administración La Biznaga se ha convertido en una gran fiesta nada más conocerse el premio Gordo. «Cuando ha tocado uno de los quintos en la Tribuna de los Pobres he pensado: ¡Qué cerca ha estado!No imaginaba que yo daría el Gordo», ha comentado Durán, que ha necesitado varios minutos para poder atender a los numerosos medios de comunicación que4 se han desplazado hasta calle Mármoles.

Según ha relatado, se ha enterado de camino a la administración de que había repartido el Gordo. «Volvía de un bar de entregar décimos para el sorteo de El Niño cuando mi hijo me ha llamado y me ha dicho que el Gordo terminaba en 98, le he preguntado: ¿No será el 71198?, y me ha contestado que sí», relata con una sonrisa en la boca, aunque también ha llorado de alegría y felicidad. Y es que ese número se le había quedado en la memoria. “No me he quedado ninguno, pero era uno de esos números que se te queda en la cabeza”, ha manifestado, rodeada de vecinos, agraciados y una gran cantidad de curiosos.

El goteo de afortunados ha sido constante. Según Durán, su administración ha vendido 32 billetes del número agraciado con el Gordo de Navidad, el 71198. “No es un número habitual en la administración. Era nuevo y además eran bastantes billetes. Nos lo han enviado en esta ocasión y hemos tenido la suerte de que haya sido agraciado. Es la primera vez que damos el Gordo. Llevamos 50 años y hemos dado premios, pero ninguno como este. Hemos repartido primeros premios y segundo de sorteos ordinarios, pero de Navidad esta es la primera vez”, ha declarado.

Según Durán, la mayoría de los que han comprado el número son vecinos el barrio, personas normales y muchos trabajadores. “Ha sido tremendo. No acaba de entrar por la puerta cuando ya me estaban llamando de la Delegación de Loterías y puestas de estado para confirmármelo. Antes de llegar me insistieron en el bar al que había ido a llevar los billetes del sorteo de El Niño que me tomara una copa de cava para brindar por la Navidad. Le dije que no, que me mareaba enseguida, pero me la tomé y ha sido como una premonición”, ha relatado Catalina, que lo mismo ha reído, que llorado y gritado de la tremenda alegría que ha sentido por haber vendido el gordo en la capital.

“Lo más curioso de todo es que no estaba en la administración cuando ha salido el Gordo”, ha señalado, mientra un menor le preguntaba si después de haber repartido 128 millones se iba a ir a Marbella. “Yo qué me voy a ir a Marbella, si vivo aquí y trabajo aquí”, ha respondido.

Los momentos más emotivos se han vivido conforme se han ido acercando a la administración algunos de los agraciados, como Manuel, ha había comprado un décimo a medias con otra persona y que no pudo reprimir bailar uno pasos en la misma administración. “Llevo uno a medias y ya lo he metido en el banco”, ha señalado.

Si llevas lotería, comprueba aquí tu décimo.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos