«Nunca creí que la lápida de mi padre iba a aparecer junto a un contenedor»

Rótulos de la lápida. :: sur
Rótulos de la lápida. :: sur

Una pareja la encontró el viernes en la basura en el polígono El Viso, cuando iban a una entrevista de trabajo, recuperándola para ofrecérsela a la familia

A. PELÁEZ MÁLAGA.

«Estoy muy dolida y muy enfadada. Nunca creí que la lápida de mi padre iba a aparecer en un contenedor de basura», asegura Antonia Luque. La mujer es hija del difunto al que pertenece la lápida hallada el pasado viernes por una pareja en El Viso. El fallecido es Miguel Luque. Murió el 9 de mayo de 2009 a los 84 años. El pasado año, al fallecer su esposa, madre de Antonia, la familia decidió que compartieran el mismo nicho y se sustituyera la lápida por otra nueva en la que figura la inscripción de los dos. De ello se encargó la compañía aseguradora.

El viernes Rafael López y su pareja se topaban en el polígono El Viso con la antigua lápida junto a un contenedor de basuras. La vieron antes de que tuviera lugar la entrevista trabajo a la que se dirigía. Al salir y comprobar que la lápida seguía el mismo lugar, decidieron actuar. Cogieron la plancha de mármol, la cargaron en su vehículo y se la llevaron a su casa. Pensaron que debían encontrar a los familiares, informarles de que habían encontrado la lápida en la basura y darles la posibilidad de conservarla.

«Nos ha llamado gente del pueblo, de Almogía, para preguntarnos qué ha pasado», ha explicado Antonia, que ha insistido en que la lápida fue sustituida hace un año. «Cuando falleció mi madre la quisimos enterrar junto con mi padre y se hizo una nueva lápida con el nombre de los dos. La funeraria nos preguntó que si queríamos quedarnos con la antigua lápida y le dijimos que no. Un año después, lo que menos me podía imaginar es que iba a aparecer como ha aparecido», ha lamentado dolida. Antonia ha advertido que «esto no va a quedar así. Voy a ir a por todas para que en la funeraria me expliquen qué ha ocurrido. No quiero que ninguna familia pase por la misma situación en la que me encuentro yo ahora», ha asegurado.

Antonia no ha descartado tomar acciones legales ante lo ocurrido. Ha recordado que le dieron la posibilidad de aprovechar algunos elementos de la antigua lápida. También le preguntaron si la quierían para algo, lo que rechazó. Tampoco ahora la quiere para nada, por lo que Rafael y su pareja han asegurado que piensan conservarla y que la van a mantener en su salón como un elemento decorativo.

A la hora de elaborar esta información este periódico intentó ponerse en contacto con la compañía aseguradora con la que, según Antonia, se gestionó todo. Si bien, no fue posible contactar con nadie de Almudena Seguros. Días después, Almudena Seguros se ha comunicado con este periódico mediante un comunicado en el que se dice: "Almudena Seguros no es la empresa encargada de la gestión de la retirada, almacenamiento y destrucción de la lápida a la que se refiere al artículo. El único contacto realizado por el periódico con Almudena Seguros fue en la tarde del sábado 12 mediante llamada telefónica al Servicio de Asistencia 24 horas desde donde se informó ese Servicio era únicamente para fallecimientos y no se disponía de ningún dato ni información".

Fotos

Vídeos