«Nunca creí que la lápida de mi padre iba a aparecer junto a un contenedor»

La hija del difunto se muestra indignada y no se explica cómo su aseguradora se ha deshecho de este modo de la misma un año después de haber sido sustituida por otra

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

“Estoy muy dolida y muy enfadada. Ayer mi hija me llamó para decirme que había visto la noticia en Facebook y no me lo podía creer”, asegura Antonia Luque. La mujer es hija del difunto al que pertenece la lápida hallada el pasado viernes por una pareja en El Viso junto a un contenedor. El fallecido es Miguel Luque. Murió el 9 de mayo de 2009 a los 84 años. El pasado año, al fallecer su esposa, madre de Antonia, la familia decidió que compartieran el mismo nicho y se sustituyera la lápida por otra nueva en la que figura la inscripción de los dos personas. De ello se encargó la compañía aseguradora.

El origen de la polémica

Hasta ahí todo normal. El problema surge cuando Rafael López y su pareja se topaban este viernes en El Viso con la antigua lápida junto a un contenedor de basuras cuando se dirigían a una entrevista de trabajo. La vieron antes de que tuviera lugar la entrevista. Al salir y comprobar que la lápida seguía el mismo lugar, decidieron actuar. Cogieron la plancha de mármol, la cargaron en su vehículo y se la llevaron a su casa.

Pensaron que debían encontrar a sus familiares, informarles de que se la habían encontrado en la basura y darles la posibilidad de conservarla. Inicialmente se plantearon difundir su hallazgo a través de Facebook, pero no lo hicieron, aunque sí se pusieron en contacto con SUR. «Para nosotros esto es algo serio y solo queremos que si tiene dueño, aparezca para devolvérsela», explicó Rafael.

"Esto no va a quedar así"

La difusión de lo sucedido con la lápida, llegó pronto a oídos de la familia del fallecido. “Nos ha llamado gente del pueblo, de Almogía, para preguntarnos qué ha pasado”, ha explicado Antonia.

“Eso ocurrió hace un año. Cuando falleció mi madre la quisimos enterrar junto con mi padre y se hizo una nueva lápida con el nombre de los dos. La funeraria nos preguntó que si queríamos quedarnos con la antigua lápida y le dijimos que no. Un año después, lo que menos me podía imaginar es que iba a aparecer a un contenedor”, cuenta dolida Antonia, que advierte de que “esto no va a quedar así". "Voy a ir a por todas para que en la funeraria me expliquen qué ha ocurrido. No quiero que ninguna familia pase por la misma situación en la que me encuentro yo ahora”, ha asegurado. Antonia no ha descartado incluso tomar acciones legales ante lo ocurrido.

La mujer ha declarado que la familia no está conforme con el proceder de la empresa o de quién tuviera la lápida en este momento ni en la forma en que se han deshecho de la misma, sin haber borrado la inscripción. Ha recordado que le dieron la posibilidad de aprovechar algunos elementos de la antigua lápida, la que ahora ha sido hallada en la basura. “También nos preguntaron si tras la realización de la nueva aprovechando algunos elementos de la anterior queríamos la lápida para algo, o si preferíamos que se la quedaran ellos. Les respondimos que se la quedaran ellos. Estamos bastante sorprendidos con que después de todo este tiempo, en lugar de deshacerse de ella, la hayan depositado junto a un contenedor y sin borrar la inscripción”, ha manifestado Antonia, que ha expresado que no tiene ninguna intención de recuperarla.

Así las cosas, Rafael y su pareja han asegurado que, aunque inicialmente pensaron quedarse la lápida, han optado finalmente por cederla a alguna familia sin recursos que no pueda costerase una lápida para un familiar. La pareja incluso ha expresado su deseo de que sea la misma funeraria la que se encargue de de reutilizarla.

Este periódico se ha puesto en contacto con la compañía aseguradora con la que, según Antonia, se gestionó todo. Si bien, no ha sido posible contactar con nadie de Almudena Seguros.

Fotos

Vídeos