La nueva sala de Carlos Haya para los cateterismos acumula un año de retraso

Contioso, Sánchez-Garrido y Bueno./
Contioso, Sánchez-Garrido y Bueno.

Es el único hospital andaluz de referencia para el código infarto que tiene un solo laboratorio de hemodinámica

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La segunda sala de hemodinámica para hacer cateterismos cardiacos a pacientes que han sufrido una angina de pecho o un infarto debería estar en marcha desde finales de 2016, pero aún no funciona, pese al compromiso adquirido por la gerencia del hospital. Así lo ha denunciado este martes el sindicato UGT, que ha criticado que Carlos Haya es el único hospital público andaluz de referencia para el código infarto que solo tiene una sala de homodinámica, si bien el Hospital Materno Infantil cuenta con otra que se emplea fundamental para niños, aunque en ocasiones, ante la demanda asistencial, hace pruebas a pacientes adultos. UGT ha puesto como ejemplo que el Hospital Clínico Universitario sí cuenta con dos salas de hemodinámica, lo que reduce la lista de espera y permite asistir con más rapidez a los enfermos.

El secretario provincial de Sanidad de UGT, Ramón Sánchez-Garrido, ha puesto de manifiesto en una rueda de prensa que Carlos Haya necesita con urgencia una segunda sala o laboratorio de hemodinámica. Y ha calificado de «flagrante» esa carencia. «La sala hay que ponerla en marcha ya en beneficio de los pacientes cardiacos, en los que el factor tiempo en la atención es clave para lograr su recuperación y reducir las secuelas de un infarto», ha dicho Sánchez-Garrido.

El secretario general de UGT en Carlos Haya, Carlos Bueno, ha indicado que la sala de hemodinámica, situada en la segunda planta del pabellón B, funciona de lunes a jueves, en horario de mañana y tarde, con una media de intervenciones de 11 pacientes diarios, mientras que los viernes solo está abierta por la mañana y se atiende a cuatro o cinco enfermos. Bueno ha asegurado que hay unos 300 pacientes en lista de espera, pendientes de que se les realice un cateterismo. A ese respecto, el secretario de Organización de la Federación de Empleados de Servicios Públicos de UGT, Juan Miguel Contioso, a preguntas de este periódico, ha apuntado que la demora para los cateterismos en Carlos Haya es de unos cinco meses, un plazo que considera excesivo, puesto que la tardanza en hacer la prueba eleva el riesgo de sufrir otro infarto y resta calidad de vida a los enfermos.

UGT ha responsabilizado a la Plataforma Provincial Logística de Compras y Suministros de haber retrasado el proyecto de la nueva sala de hemodinámica al no agilizar el pliego de condiciones y licitar la obra. El sindicato ha lamentado esa demora, ya que va en detrimento de los pacientes.

UGT no entiende que se dilaten las actuaciones destinadas a la nueva sala. «Si el Hospital Regional está considerado por la Consejería de Salud como centro de referencia para el código infarto, no puede ser el único de toda Andalucía con una sola sala. Los malagueños y la población flotante que nos llega no pueden seguir siendo discriminados por la lentitud en la gestión», ha criticado el sindicato. Además, ha precisado que el equipo que se utilizará para los cateterismos en la nueva sala será donado por una multinacional, por lo que no tendrá coste económico para el hospital, salvo el dinero que tendrá que invertir en la obra y en la adecuación de la nueva sala, que estará situada junto a la actual y será algo más pequeña.

Mientras que se acometen esas obras, los pacientes que necesiten un cateterismo deberán ser trasladados en ambulancia desde la planta de cardiología al Materno, ha dicho Contioso, que ha exigido un plan de obras y que se determine el plazo que los trabajos duraran. Igualmente, ha reclamado que se compre un equipo nuevo para la actual sala de hemodinámica, al tener ya 10 años y estar su ciclo de trabajo amortizado.

Fotos

Vídeos