Nueva concentración de protesta de un centenar de padres a las puertas del colegio St George’s

Concentración de padres del colegio británico St George’s.
Concentración de padres del colegio británico St George’s. / Pilar R. Quirós

Los progenitores demandan que readmitan a los siete docentes que la propiedad despidió justo cuando los alumnos terminaron el colegio

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Un centenar de padres del colegio británico St George’s, sito en la urbanización Cerrado de Calderón, se han vuelto a manifestar esta mañana a las puertas del colegio para demandar que la propiedad readmita a los seis profesores despedidos y a una psicóloga, un objetivo que aprobaron en la pasada asamblea de la Parents and Teachers Association (PTA, asociación de padres y profesores), que se reunió el pasado miércoles por la tarde con gran éxito de partipación. En el citado encuentro se reunieron cerca de 200 padres y profesores, éstos últimos muy preocupados por la situación laboral del colegio, como manifestaron a este periódico.

Esta mediodía, en el que los padres han conseguido que por fin les conceda una reunión la propiedad a la PTA, éstos le llevan las demandas que se han aprobado por una mayoría aplastante como son la citada readmisión de los profesores, que son considerados excelentes en su desempeño profesional y una parte esencial del equipo educativo. Así mismo, la unanimidad ha sido total a la hora de pedir a la propietaria, Noelia Espinedo, que prescinda de los servicios de los tres directores, el general Nick Duggan; la de Primaria, Tina Cooper; y de Secundaria, Paul Grundy “porque su ineficacia y su ineptitud han quedado claramente demostradas a lo largo de este curso escolar”, como subrayan los miembros de la PTA. En este punto, puntualizan que han generado un mal clima de trabajo, que les afecta directamente a los alumnos.

Entre sus reclamaciones, los padres exigen que el colegio siga siendo británico, desde los primeros cursos de infantil (Nursery) hasta Bachillerato (que finaliza en Year 13). Los progenitores indicaban a este periódico que tienen una gran duda en este apartado porque el colegio cambió sus siglas para incluir ‘International’.

Se aprobó en la citada asamblea denunciar en cuantas instituciones competentes sean necesarias la situación existente en la que se pone en tela de juicio un derecho fundamental como es la educación. Además, los progenitores piden la creación de un consejo escolar (formado por propiedad, dirección, profesores, padres y alumnos) en el que puedan defender sus derechos. Otro de los puntos que les preocupa es la posible eliminación del Departamento de Refuerzo Educativo, del que dudan de que siga en pie porque uno de los despidos ha sido el de la psicóloga, que se encargaba de dirigirlo así como de orientar a los alumnos en los últimos cursos de Bachillerato para elegir los grados universitarios a los que encaminarse.

Por último, cunde el temor entre los padres de Secundaria en cursos altos y Bachillerato, como han hecho saber a este periódico, ya que al entrar sus hijos en los cursos llamados Year 10 y Year 12 (años 10 y 12) deben quedarse un año más en el citado colegio para poder terminar las asignaturas que eligieron, con los profesores y examinadores que escogieron, lo que les impide irse a otro colegio porque perderían un año escolar completo, como subrayaba la portavoz de los padres hoy congregados, Laura Castilla.

Este periódico consiguió hablar con la propiedad la semana pasada, que adelantó que recibiría a los padres hoy en una reunión con la PTA, pero no dio respuesta en la citada comunicación a las inquietudes que habían manifestado los progenitores. Esta mañana, este periódico ha vuelto a intentar contactar con la propiedad sin éxito.

Finalmente, los integrantes de la asociación de padres y profesores (PTA), que ha asistido a la reunión con la propiedad, ha informado a SUR de que la misma les ha emplazado a otra reunión el próximo miércoles en la que les contestará a sus inquietudes y demandas una vez que las haya valorado.

Fotos

Vídeos