Una velada para experimentar y conocer la ciencia

Álvaro Cabrera

Miles de personas se reúnen en el Paseo del Parque con motivo de la Noche Europea de los Investigadores

PATRICIA PINEDA

La Noche Europea de los Investigadores es un acontecimiento a nivel europeo que tiene lugar simultáneamente en más de 250 ciudades de 32 países del continente. Málaga acogió ayer esta iniciativa por sexto año consecutivo con más de 48 actividades para todos los públicos, pero sobre todo estuvo dirigido a los más pequeños, desde las seis de la tarde hasta pasadas las once de la noche. Entre estas actividades destacaron talleres de microcuentos, conferencias, talleres científicos, actuaciones, y mucho más.

El Paseo del Parque fue el gran protagonista en la Noche de los Investigadores, donde miles de adultos y niños se reunieron para aprender y divertirse con la ciencia en las diversas carpas repartidas. Otros espacios que sirvieron a estas jornadas fueron el edificio del Rectorado, el Museo de Málaga en el Palacio de la Aduana y el Museo Alborania.

Rosa Bernal trabaja en el Hospital Civil y ayer enseñó a los más pequeños sobre alimentación saludable en la carpa ‘Educa tu alimentación’. Rosa explica que es más fácil concienciar a los niños sobre los alimentos que son buenos o no para la salud que a los adultos, y que muchos de los niños que acudieron a esta carpa en la edición pasada, siguen alimentándose de buena manera, «llegando incluso a enseñar ellos a los padres».

Pepi Gómez trabaja en el Centro de Supercomputación y Bioinnovación, y en esta jornada enseñó a los niños cómo funciona el ADN en la carpa ‘¿Podría estar la clave en tus genes?’. Afirma que estos talleres ayudan a que los niños se interesen mucho más por la ciencia, pero a su vez hace una reivindicación, coincidiendo con muchos de sus compañeros, y es que con los últimos recortes «cada vez menos personas quieren dedicarse a este mundo, porque es un trabajo muy precario». Asímismo, Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, afirmó «que todo lo que se haga en España relacionado con la ciencia es poco, porque la realidad es que estamos por debajo de otros países Europeos».

Plantar semillas, colorear un cerebro, tocar fósiles, o aprender electricidad, son muchas de las cosas que los más pequeños pudieron hacer en estas carpas, muchos de ellos, como Ana, afirman que ahora «le gusta mucho más la ciencia», o Luis, que dice querer trabajar en el Jardín Botánico. Y sin duda alguna ‘El gran juego de la Biotecnología’ fue el protagonista de esta jornada, abarrotado de personas de todas las edades. El juego consistía en descargar una app para ir respondiendo las preguntas como ‘¿Cuál es la versión silvestre del maíz?’ que iban saliendo en una gran pantalla, compitiendo con todas las personas que allí se encontraban.

Según la Universidad de Málaga, alrededor de 10.000 personas visitaron los talleres de la ciudad, y casi 70.000 personas lo hicieron en toda Andalucía, ya que las demás capitales andaluzas también acogieron este evento promovido por la Comisión Europea y coordinado en la Andalucía por la Fundación Descubre, en el que participaron un total de 1.889 investigadores, superando los registros de ediciones pasadas.

Fotos

Vídeos