«Si los niños creen que el mundo es Disney, cuando les abofeteen no sabrán dónde agarrarse»

Javier Urra intervendrá hoy en el Aula de Cultura de SUR. /SUR
Javier Urra intervendrá hoy en el Aula de Cultura de SUR. / SUR

Javier Urra, psicólogo forense y primer Defensor del Menor CAM

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El psicólogo forense Javier Urra transmite optimismo en cada una de sus palabras. Horas antes de ofrecer una charla en el museo Carmen Thyssen, afirma que uno de los principales problemas de los seres humanos es que no conocemos cómo somos, algo que provoca conflictos en muchas ocasiones. Esta tarde (19.30 horas) hablará sobre 'El reto de conocernos a nosotros mismos. La triple E' en una conferencia organizada por el Aula de Cultura de Diario SUR y la Fundación La Caixa.

Su conferencia plantea un reto apasionante. ¿Qué es la triple E?

–La triple E es la escala de estabilidad emocional. Es un libro para ayudar a los lectores a conocerse a sí mismos. Sólo le voy a poner un ejemplo: ¿Sabe que el 80% de la gente cree es que más inteligente que la media? No creo que eso sea posible. Si uno se mira en un espejo, ¿se ve realmente o ve una distorsión? Este es un libro que exige tener un bolígrafo al lado, pienso que es un instrumento para que la gente se vaya posicionando.

Cree que las personas deben conocerse mejor, aunque sin olvidar que «jugamos a ser personajes en el teatro de la vida»

–¿No nos conocemos o no queremos conocernos?

–No tengo nada claro que debamos conocernos al cien por cien. Hay gente que siempre quiere ser muy sincera con los demás y contarlo todo y no creo que eso sea positivo. El ser humano camina con sus sombras, no puede ser que se quede encadenado a ellas por algo que pasó y que no le deje avanzar en el futuro. Creo que jugamos a ser personajes, por ejemplo, el Quijote muere cuando vuelve absolutamente a la realidad. Vivimos el teatro de la vida.

–¿Parte de los problemas de la sociedad actual surgen porque no nos conocemos?

–Es un buen planteamiento. Creo que sí, lo que pasa es que somos humanos. El ser humano no es un ángel, es capaz de amar, de ser generoso y de dar la vida por alguien que no conoce, pero es también capaz de generar el holocausto. Está en conflicto consigo mismo desde que nace y por eso nunca va a ser completamente feliz. Por eso me llama la atención que la sociedad se asuste del conflicto. Vivir con tu pareja es un lujo pero te resta libertad y autonomía; educar a un hijo es maravilloso pero te provoca encontronazos para aburrir... Una de las cosas que transmite el libro es que a la vida se le puede pedir lo que la vida puede dar, no más. No debemos poner la lupa en lo que no funciona.

La conferencia

Título.
'El reto de conocernos a nosotros mismos. La triple E'.
Fecha y hora.
Hoy a las 19.30 horas en el Auditorio del Museo Carmen Thyssen (calle Compañía, 10).
Organiza.
Aula de Cultura de Diario SUR y Obra Social La Caixa.

Agresiones sexuales, hijos que agreden a los padres, violencia familiar... ¿se nos ha escapado el mundo de las manos?

–No creo que sea así. El mundo va clarísimamente a mejor, no podríamos llenar periódicos todos los días de sucesos como El Caso, pero eso no quita que haya aspectos muy mejorables en la sociedad como la educación, la cultura, el respeto al distinto, la ética o la moral. Al ser humano se le puede pedir que evolucione, pero no la perfección.

–¿Y qué me dice del suicidio, que ya triplica a los accidentes de tráfico?

–Nosotros no hemos elegido nacer, pero sí se puede elegir cuándo irse de este mundo. El suicidio se produce en un momento de depresión, de incapacidad para hacer una valoración positiva de las cosas y a veces la persona avisa de que lo va a hacer. Los datos son bajos en relación a Europa, pero es verdad que están aumentando y también en la franja de juventud. Uno de los problemas es que no se suele hablar de este tema y tendría que analizarse más para prevenirlo.

–¿Por qué cree que aumenta el suicidio en jóvenes?

–Quizás porque hay muchas chicos desesperanzados, chicos que han vivido muy rápido y de pronto se notan que ya están de vuelta cuando realmente no han ido a ningún sitio. También influye la educación:si les hemos vendido a muchos niños que el mundo es un parque temático, que esto es Disney, cuando la vida les abofetea se encuentran sin agarraderas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos