Un niño le dice al oído: «Alcalde, Limasa pública»

El alcalde, con los niños.
El alcalde, con los niños. / SUR
La Casona del Parque

Fue una divertida broma organizada por el portavoz de IU-Málaga para la Gente a través de su propio hijo, que acabó en risas comunes

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Era el homenaje que le hacían a la Joven Orquesta Provincial de Málaga (JOPMA) la Diputación Provincial y el Ayuntamiento en el solemne marco del salón del los Espejos de la Casona. Se retrataban todos, representantes públicos y niños, y justo al lado del regidor Francisco de la Torre aparecían los hijos del portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, Ángel; y de la edil Remedios Ramos, Celia Ruiz. Se reían los padres jocosos de lo listos que habían sido sus vástagos poniéndose al lado del alcalde, y la pequeña de Ramos explicaba que había sido el regidor el que llegaba justo de tiempo y se había puesto a su lado, lo que provocaba las risas de su progenitora. Hecha la foto, un niño se acercó al alcalde y le dijo al oído: «Limasa pública». De la Torre se quedó extrañado, pero con esa capacidad que tiene para responder a todos, hasta en los momentos más difíciles –eso nadie se lo puede negar– le dijo que eso era lo que pensaba él, pero que los trabajadores tenían también que cumplir para que esto fuese posible. Terminada esta pequeña charla con el adolescente, el regidor se dirigía con cierta retranca al portavoz popular Carlos Conde, y le decía: «Le habrá mandado el padre de mensajero». Detrás se partía literalmente de la risa el mensajero, que no era otro que el portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla. Acto seguido entonó el mea culpa y le dijo: «Alcalde, lo he mandado yo». Momento en el que se sonrieron todos. Y añadió Zorrilla: «Los niños dicen siempre la verdad». Es curioso, y también síntoma de normalidad, que en un ayuntamiento dos ediles de distintos partidos sean capaces de gastarse bromas de este tipo, sin maldad, y en las que media la risa y la complicidad. En lo personal, «simpatía y cordialidad»; lo que siempre dice De la Torre; «o en el pleno nos despellejamos y fuera tan amigos», que sugería chistoso el otrora edil popular Diego Maldonado.

Entrando en el meollo de la cuestión, Limasa, ¿será pública o privada? El ultimátum que se dio a sí mismo el alcalde en el mes de julio termina, si cumple su palabra, el 30 de este mes de septiembre. ¿Habrá terminado ya de deshojar la margarita para ese día? Pública, privada, pública, privada...

Discapacitados se quejan del «ninguneo»

La Agrupación de Desarrollo Málaga Accesible, cuyo portavoz es Alfredo de Pablos, se quejaba ayer amargamente de que el Ayuntamiento y las asociaciones del taxi deciden por el servicio que les van a prestar sin contar con ellos. De hecho, el Ayuntamiento y los taxistas han acordado no autorizar nuevos taxis de siete plazas puesto que ya han alcanzado el mínimo legal del 5% de la flota, es decir 83 de las 1.432 licencias, como informaba ayer SUR.

Para De Pablos es lamentable que estas decisiones se tomen de espaldas al colectivo afectado y que el Ayuntamiento continúe con su «triste política de ninguneo» al colectivo, máxime cuando, asegura, no es la primera vez que se quedan en tierra porque al pedir un taxi les dicen que no les pueden atender porque no hay disponibles. «¿Dónde está la prioridad que deberíamos tener? No es verdad», puntualizó.

Fotos

Vídeos