Cosas de la ciudad

Parque del Norte: Una multa de ADN que plantea dudas

Parque canino donde fue sancionada una joven que llevaba un perro no censado en Málaga./
Parque canino donde fue sancionada una joven que llevaba un perro no censado en Málaga.

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAYMálaga

Los perros que se encuentren de paso por la ciudad y que no residan en Málaga, ¿pueden ser multados por no estar registrados en el censo de adn canino? Esa es la pregunta que ha surgido a raíz de la sanción impuesta el martes a unas jóvenes que paseaban con un perro por la zona del Parque del Norte, y que fueron sancionadas por la Policía Local por no estar inscrito el can en el registro de adn puesto en marcha por el Ayuntamiento este año.

Trini Irigoyen relata que estaba en el parque canino de Nueva Málaga, en la calle Argentinita, junto a una amiga, cuando un policía local le impuso una multa de 217 euros por no tener hecho el análisis de adn el perro que paseaba. Según indica, «pese a que llevaba la documentación del perro y de informarle al agente que el animal disponía de microchip, que estaba censado en Granada, donde se encontraba su actual propietaria, y que estaba alojado en un refugio en Pizarra, estando localizadas sus veterinarias en Alhaurín y en Granada, el agente no atendió ninguna de mis explicaciones, impuso la sanción y me dijo que si no estaba de acuerdo recurriera la multa, negándose también a identificarse cuando se lo requerí». La sanción, agrega, fue impuesta a nombre de la persona que le acompañaba, «que nada tenía que ver con el perro». En desacuerdo con todo, piensa recurrir la multa y ha iniciado una serie de gestiones para que se aclare esta situación, pues, según indica, «el artículo que hace referencia al ADN canino, publicado en la Ordenanza y Bienestar, Protección y Tenencia Responsable de los Animales del Ayuntamiento de Málaga, hace referencia a la obligatoriedad de inscribir en el censo canino a los propietarios de los perros que residan en el municipio de Málaga y Rincón de la Victoria, extremo que ha confirmado el Colegio de Veterinarios y la Sociedad Protectora de Animales».

«Creo que hay un vacío legal en la ordenanza y deberían revisarla para que no suceda esto y nadie caiga en esta trampa, porque no se entiende que cada vez que una persona pasee por Málaga con un perro y venga de otra localidad pueda ser multada si no es obligatorio su censo de adn».

Trini Irigoyen se sorprende, además, de que la sanción no vaya asociada al microchip del animal, pues considera que ello puede dar lugar a picarescas y fraudes. Hoy tiene previsto dejar constancia por escrito de lo sucedido en el Ayuntamiento de Málaga. Asegura que mantiene contacto con varios abogados que le están asesorando «para evitar que vuelva a ocurrir este tipo de incidencias».

En su opinión, «esta situación requiere una aclaración por parte del Área de Sostenibilidad Medioambiental de Ayuntamiento de Málaga, y si no procede actuar de la manera que se ha hecho, que se traslade dicha información a los agentes destinados para la comprobación del censo de análisis de ADN de perros».

Ramos Marín.
Ramos Marín.

Ramos Marín: calle con obstáculos

La fotografía superior corresponde a la calle Ramos Marín, junto al Teatro Cervantes, una calle peatonal que de forma frecuente aparece ocupada por vehículos, además de por las tablillas, mesas y sillas de los establecimientos de la zona, según advierte un ciudadano.

Eduardo Ocón.
Eduardo Ocón.

Eduardo Ocón: volumen demasiado alto

Una lectora se queja por el volumen demasiado alto que dice se produce en el auditorio Eduardo Ocón, en el paseo del Parque, cuando actúan en el mismo conjuntos musicales, lo que asegura llega a molestar a las personas que se encuentran por el parque.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos