Una mujer tiene un hijo en Málaga siete años después de congelar sus óvulos por un cáncer

Rocío García con su pareja y su hijo./SUR
Rocío García con su pareja y su hijo. / SUR

Una vez superado el tumor de mama se llevó a cabo la implantación de los embriones en la clínica Gutenberg

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Rocío García decidió congelar sus óvulos hace siete años tras diagnosticársele un cáncer de mama. Lo hizo en el centro Gutenberg antes de ser operada y de someterse a un tratamiento de quimioterapia. Entonces tenía 37 años. Ahora, a los 44, una vez superado el tumor en el pecho, ha hecho realidad su sueño de ser madre tras fructificar una fecundación ‘in vitro’ hecha tras descongelar sus óvulos. El bebé, que se llama Quintín, como su padre y su abuelo paterno, nació el pasado 23 de julio en el Hospital Materno Infantil y se encuentra perfectamente. «La ilusión de poder tener un hijo en el futuro me daba fuerzas e ilusión cuando me sometía al tratamiento contra el cáncer», ha explicado Rocío García este miércoles a SUR. El bebé pesó 3.885 gramos al nacer y midió 54 centímetros.

Esta madre primeriza fue intervenida quirúrgicamente del tumor de mama en el Hospital Civil el 30 de abril de 2010. La operó Luis Martínez Meseguer. Como era joven, y para mayor seguridad, los médicos indicaron que se sometiera a un tratamiento de quimioterapia después de la operación. Tras consultarlo con su oncólogo, el doctor Carabantes, Rocío García decidió preservar la maternidad. Para ello se puso en contacto con la Clínica Gutenberg y congeló (vitrificó) sus óvulos, ya que el Materno Infantil no le daba esa opción.

«Cuando me dijeron que tenía un cáncer de mama se me paralizó el mundo. Es muy duro que una enfermedad te impida ser madre. Una de las cosas que más me animó a la hora de enfrentarme a mi padecimiento fue saber que, como había congelado mis óvulos, cabía la posibilidad en el futuro de ser madre. Ahora, que todo ha ido muy bien y que tengo un hijo sano y muy hermoso, quiero contar mi caso por si de ese modo puedo ayudar a mujeres que están pasando por lo que yo pasé. Es conveniente que sepan que, si congelan sus óvulos, les cabe la opción de ser madres», ha explicado Rocío García.

Una vez vencido el tumor, profesionales del centro Gutenberg procedieron a descongelar los óvulos, inseminarlos con espermatozoides de la pareja de Rocío e implantar los embriones para lograr un embarazo. «Me sometí a una fecundación ‘in vitro’ y me quedé embarazada», ha dicho Rocío García.

Esta mujer está doblemente contenta. En primer lugar, porque su hijo ha nacido sin problemas, un acontecimiento que la ha llenado de felicidad y, en segundo lugar, porque en octubre se casará con el padre de su hijo en la parroquia de San Miguel de Miramar.

Este es el primer caso registrado en el centro Gutenberg de una mujer que congela sus óvulos, se somete a un tratamiento de quimioterpia y, posteriormente, logra un embarazo por fecundación ‘in vitro’ y tiene un hijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos