«No le perdonaría que volviera a presentarse». La mujer del alcalde vuelve a agitar el debate sobre la candidatura de De la Torre

Rosa Francia y Francisco de la Torre en una foto de archivo de 2011. / Álvaro Cabrera

Rosa Francia asegura que “no es cuestión de morir con las botas puestas”. El regidor insiste en que “lo normal” es no repetir como candidato, aunque matiza que es “muy disciplinado" y que estará a lo que le pida el partido.

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Como en ese anuncio televisivo de una marca de turrones, el debate sobre la candidatura de Francisco de la Torre a la Alcaldía de Málaga en las elecciones municipales de 2019 vuelve por Navidad y al igual que sucedió hace un año por estas fechas tiene como protagonista a la mujer del regidor. Rosa Francia ha vuelto a agitar las aguas políticas municipales al afirmar que “no le perdonaría” a su esposo que volviera a presentarse; en diciembre de 2016 desveló que su marido le había dicho que “no tiene intención de presentarse”.

Como en aquella ocasión, su confesión tuvo lugar en los micrófonos de la cadena Cope de Málaga, donde en una tertulia con mujeres y a la pregunta de la conductora del programa, Mónica García, sobre si perdonaría que De la Torre no le dedicara a ella y a su familia la última etapa de su vida, Francia, en un ambiente distendido respondió: “Eso es harina de otro costal. Está clarísimo: no se lo perdonaría. Una cosa es la obligación que él tiene respecto al partido y otra cosa la obligación que tiene conmigo”.

No quedaron ahí sus sentencias. Cuestionada sobre el hecho de que si Francisco de la Torre, que el próximo 21 de diciembre cumplirá 75 años, vuelve a presentarse y consigue mantener la Alcaldía acabaría el próximo mandato municipal con 80 años, Rosa Francia fue contundente: “No es cuestión de morir con las botas puestas, creo yo”.

El origen del debate

El debate se puso sobre la mesa tras unas declaraciones recientes de Elías Bendodo, presidente del PP de Málaga y el candidato con más opciones para ser cabeza de cartel en la capital, a Europa Press en las que aseguró que respetará la decisión que tome el alcalde. “Su clara vocación es de no presentarse, tiene 75 años y es comprensible, pero evidentemente es su decisión y la decisión que tome la respetará el partido, como no podía ser de otra manera”. A lo que Francisco de la Torre respondió: “Sigo pensando que lo más natural sería no presentarme, pero también es verdad que he dejado la puerta abierta, no es absolutamente imposible”.

Unas declaraciones con las que De la Torre juega a una indeterminación calculada, a la que también se apuntó Rosa Francia en los micrófonos de la radio, y siguiendo la estela de las declaraciones de su marido, cuando sostuvo que debe ser el PP el que decida quién es el candidato y que su esposo es un político “disciplinado, hombre de partido”. “Debe dejar toda la iniciativa y toda la responsabilidad al partido. El partido es el que tiene que decidirlo no él. Él les dice: ustedes son los que mandan, yo creo que es el momento de marcharme, pero si ustedes me piden que siga, seguiría”.

Francisco de la Torre ha reconocido esta mañana que no ha oído las declaraciones de su esposa y que lo que le había llegado es que lo había dicho en un tono “festivo e irónico” y se ha limitado a declarar que “lo normal es que no me presente”, para a renglón seguido matizar que es “muy disciplinado y estaré a lo que me diga mi partido”.

De la Torre tampoco quiso elucubrar sobre qué peso tendría la opinión de su familia si el partido finalmente le pide que vuelva a encabezar la candidatura del PP a la Alcaldía de Málaga como viene haciendo ininterrumpidamente desde las municipales de 2003. “Esa circunstancia no se ha producido y la valoraré cuando se produzca”, ha dicho.

En la hoja de ruta del PP de Málaga, aprobada esta semana en su junta directiva provincial, se fija enero como el mes para elegir a sus candidatos a las alcaldías malagueñas, menos la capital, cuyo calendario depende de la dirección nacional. Sea como fuere, Elías Bendodo ya dijo hace un año que el cabeza de lista, sea quien sea, estará elegido en mayo de 2018, justo cuando falte un año para las elecciones municipales. Mientras tanto, todo apunta a que al culebrón de la sucesión de Francisco de la Torre aún le quedan unos cuantos capítulos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos