Los monitores escolares se concentran para reclamar mejoras en las condiciones laborales

Los monitores se han concentrado en la puerta de la Delegación Territorial de Educación / Andrea Rodríguez

La situación afecta a más de 600 trabajadores que solicitan una jornada completa y contrato a un año completo con el objetivo de que les permita realizar su labor de apoyo a los equipos directivos

ANDREA RODRÍGUEZ

Esta mañana, el sindicato de CCOO y grupos de monitores escolares se han concentrado en la puerta de la Delegación Territorial de Educación para manifestar las condiciones de precariedad laboral que lleva experimentando el colectivo desde 2014. Un total de 632 trabajadores cuentan con jornadas de entre 8 y 20 horas a la semana en centros que a menudo presentan más de 500 alumnos, unos datos que desde el sindicato exponen para reivindicar una falta de tiempo que genera una carga de trabajo y estrés que no está garantizando la buena gestión de la administración pública de los centros.

‘Monitoras en lucha’ es el nombre con el que se reconoce al colectivo de manifestantes, ya que el 90% de las afectadas son mujeres, que demandan a la Presidenta de la Comunidad una mejora de los contratos laborales que concluyan con la precariedad. Entre las protestas se encuentra la creación de contratos con duración de un año completo, que según Virgina Vázquez, portavoz del grupo, “nos permita acabar con el trabajo antes de las vacaciones y disfrutarlas en agosto como lo hace todo el personal de Educación y además, que nos habilite a atender las secretarías de los centros para garantizar la buena gestión”. También, se destacó la importancia de la jornada completa que les permita servir de verdadero apoyo a los equipos directivos y atender a la comunidad educativa.

Por otra parte, más de 400 empleadas denuncian que presentan una situación agravada debido a su discontinuidad laboral y de la que “no ven mejoría” puesto que desde el 30 de junio la Junta de Andalucía ha suspendido la práctica, lo que conlleva que las secretarías se encuentren en la actualidad de manera desatendida hasta el 1 de septiembre, donde en su retorno presencian una escasa organización y una acumulación de documentación atrasada a destiempo para dar comienzo el nuevo curso escolar.

“Estas trabajadoras están sufriendo una realidad laboral injusta ya que en los centros escolares existen cargas de trabajo suficientes para que su jornada de trabajo sea normalizada a jornada y año completos”, reclama Diego Molina, Secretario General de la Federación de Enseñanza de CCOO de Andalucía, quien además afirma que de no obtener respuesta por parte del Gobierno Andaluz continuarán las protestas tanto en la calle como por redes sociales y actos públicos.

Fotos

Vídeos